Ahmadinejad.jpg

Por George E. Irani (para Safe Democracy)

George E. Irani dice que las señales emitidas desde Washington llevan a los observadores a sostener que George W. Bush vuelve a asumir su papel de ideólogo neocon, dispuesto a dar una lección a los desobedientes e infieles musulmanes. Pero la Administración estadounidense debería enfriar su postura ideológica –añade– y dejar que el pragmatismo diplomático de Europa, China y Rusia prevalezcan. Irán es hoy un país poderoso: el régimen ha expandido y consolidado sus alianzas regionales, y disfruta de una enorme influencia entre la comunidad chií en Irak, con presencia e influencia en Líbano y Siria, y en los territorios palestinos, habiendo firmado además ventajosos acuerdos económicos con Rusia, China e India.


George E. Irani, de origen libanés, dirige el Programa de África y Oriente Medio en el Centro Internacional de Toledo para la Paz (CITpax), con sede en Madrid. Es autor de varios libros e informes sobre Oriente Medio.

¿ESTAMOS AL BORDE DE UNA NUEVA GUERRA A SER LIBRADA POR Estados Unidos en Oriente Medio? Las señales emitidas por Washington llevan a los observadores a creer que George W. Bush está volviendo a asumir su papel de “ideólogo neocon”, dispuesto a dar una lección a los desobedientes e infieles musulmanes. Pero, ¿puede Estados Unidos comenzar otra guerra en un Oriente Medio aún sangrante por la desastrosa ocupación de Irak?

IRAN COMO PAIS PODEROSO
Tal como se ve hoy, Irán está en una mejor posición de aquel Irak bajo Saddam Hussein. En 2003, cuando comenzó la guerra de Estados Unidos, Irak se encontraba tambaleando debido a más de 13 años de las más severas sanciones jamás impuestas por la comunidad internacional. Además, Saddam Hussein había diezmado sus fuerzas armadas en varias aventuras militares sin garantías, tales como la guerra librada contra Irán (con el apoyo abierto de Estados Unidos) y la invasión de Kuwait (con el apoyo implícito de Washington).

Irán es hoy un país poderoso. El actual régimen iraní ha expandido y consolidado sus alianzas regionales y globales. Regionalmente, el régimen iraní actual disfruta de una enorme influencia entre la comunidad chií en Irak. En algún sentido, la influencia y el peso iraní podrían quebrar el tablero político actual en Bagdad. Irán tiene también presencia e influencia en Levante, especialmente en Líbano y Siria.

EUROPA, CHINA Y RUSIA
Los iraníes han fundado, armado y aún apoyan y financian a Hezbolá en Líbano. Teherán es también un aliado cercano del asediado régimen en Damasco. Irán es también el mayor patrocinador y partidario del actual gobierno palestino.

Por último, pero no por eso de menor importancia, los iraníes han firmado acuerdos económicos muy ventajosos con Rusia, China, e India.

Finalmente, George W. Bush tiene que enfrentarse con una entramada rebelión entre los más altos mandos retirados de militares norteamericanos. Por estas razones, Bush, Rumsfeld y Cheney deben enfriar sus posturas ideológicas y dejar prevalecer al pragmatismo europeo, chino y ruso.

En caso contrario, estaremos frente a un caliente verano de sangre, sudor y lágrimas.