Por Ricardo Israel Zipper (para Safe Democracy)

Ricardo Israel Z. observa con detenimiento las peleas y enfrentamientos que se produjeron en la Cumbre Unión EuropeaAmérica Latina (en Viena) y cree que más allá del pésimo momento por el que atraviesan los instrumentos existentes de integración, el verdadero problema es el que enfrenta a Chávez y Lula. Sepa por qué el principal tema latinoamericano es si Chávez va a continuar actuando como un Fidel Castro con dinero, o si después de la nacionalización de Evo Morales de los hidrocarburos y el enfado de Lula, el presidente venezolano alcanzó el cenit de sus posibilidades.


Ricardo Israel Z. es abogado y politólogo. Tiene un Ph.D. y un master en Ciencia Política de la Universidad de Essex y es Catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Chile. Dirige el Centro Internacional para la Calidad de la Democracia y la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile. Preside el Comité de Fuerzas Armadas y Sociedad de la Asociación Mundial de Ciencia Política. Ha publicado decenas de libros y ensayos traducidos a varios idiomas y es conductor y comentarista de programas políticos e internacionales en Radio y TV.

MUY CONFUNDIDOS DEBEN HABER ESTADO LOS EUROPEOS, ya que Sudamérica trasladó todas sus peleas a Viena en la Cumbre Unión Europea – América Latina.

En efecto, uruguayos y argentinos mostraron sus diferencias en torno a las papeleras, el MERCOSUR está pasando por un mal momento, y la Comunidad Andina de Naciones (CAN) sufrió un golpe de muerte con la decisión venezolana de retirarse. Ello sin contar los retiros recientes de embajadores entre Venezuela y México y Venezuela y Perú, además de los intercambios verbales de Toledo con Chávez y Morales y de éste con Lula.

CUMBRES ALTERNATIVAS
Por último, la confusión debe haber aumentado ya que Evo y Chávez no solo asistieron a la cumbre oficial, sino que también se hicieron presentes en una alternativa, crítica de la anterior. En todo caso, Centroamérica apareció como un actor mas serio que el sur.

Sin embargo, más allá del pésimo momento de los instrumentos existentes de integración y su reemplazo por los Tratados bilaterales de Libre Comercio con Estados Unidos por un lado, y la Alternativa Bolivariana de los Pueblos (ALBA), por el otro, el verdadero tema hoy es el conflicto entre Chávez y Lula.

La duda es si se va a transformar en uno entre Venezuela y Brasil.

INGERENCIA EN LA VIDA POLÍTICA

El presidente venezolano es un factor a considerar en toda la región, ya que después de haber consolidado en forma casi total el poder en su país, los ingresos del petróleo le han permitido una activa ingerencia en la vida política de otros países.

Hasta hace poco tiempo, era tan solo una alianza de hecho con Cuba, a la cual se integraba Bolivia y posiblemente Nicaragua, en caso que los sandinistas regresaran al poder. Y en el marco de una constante fricción diplomática con Estados Unidos.

EXPORTANDO LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

Sin embargo, su “revolución bolivariana” daba la impresión de ser difícilmente exportable, y parecía que el tema no iba a pasar de allí, y que su estilo era una mezcla de Gadafi y de Perón, es decir, el aprovechamiento de una situación económica excepcional para lograr influencia personal.

Incluso, a pesar de su lenguaje ofensivo, el cumplimiento de sus compromisos petroleros con Estados Unidos era ejemplar, ahora y cuando asumió con un precio mucho mas bajo. En efecto, Venezuela es su quinto aprovisionador de petróleo, y con Chávez ha sido uno muy confiable, donde la retórica anti-globalización no se trasladaba a hechos. Intercambio de palabras ofensivas con Bush, pero el entendimiento claro en ambos casos que el petróleo era la raya que no se podía cruzar. Es decir, palabras más que hechos.

CHÁVEZ EN BOLIVIA

Pero la nacionalización del petróleo boliviano cambió este escenario, ya que afectó intereses vitales de la potencia regional. En efecto, no solo es un tema personal entre Lula y Chávez, ya que el tema va mucho más allá de la selección del venezolano más que del brasileño entre las 100 personalidades más influyentes del mundo por parte de los editores de la revista TIME.

El problema que puede modificar el equilibrio estratégico de la región es que la nacionalización boliviana afectó intereses tan vitales de Brasil como los energéticos, además en un país fronterizo, donde tiene gran influencia como el principal inversionista extranjero y es totalmente dependiente del gas boliviano, a lo que podrían añadirse los productores de soja, si Morales hace una reforma agraria.

UN NUEVO ESCENARIO
Mucho va a depender de la reacción de Brasil, ya que si concluye que lo de Bolivia solo es viable con el respaldo venezolano y que Chávez pretende reemplazar a Brasil en ese país, se creará un escenario distinto al blanco y negro del conflicto de Caracas con Washington. Al respecto, quizás habría que observar la próxima elección presidencial de Ecuador.

La verdad es que sigue sin notarse un proyecto ideológicamente coherente detrás de la actividad de Chávez, mas allá del intento de ganar influencia personal y de reconstituir los territorios donde Bolivar estuvo alguna vez, como una especie de mega-Estado, a lo que Brasil y Lula, en año electoral, van a tener que responder.

La pregunta es si Chávez va a continuar actuando como una especie de Fidel Castro con dinero, o si en esta nueva situación, en que los intereses nacionales de Brasil fueron afectados, alcanzó el cenit de sus posibilidades.