- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Al-Assad: «No creo que Estados Unidos repita con Siria la experiencia de Irak»

assadmendez.jpgBashar Al-Assad concedió una entrevista a un reducido grupo de corresponsales extranjeros en el Palacio del Pueblo, ubicado en una de las colinas que rodean a Damasco. Al-Assad reiteró a los periodistas que su país está preparado para enfrentar una eventual agresión por parte de Israel o Estados Unidos, aunque también se muestra convencido de que la primera potencia mundial no repetirá con su nación la fallida experiencia de la guerra de Irak. A continuación, todo el análisis de la actualidad siria, la situación de Irak, Líbano y las posibilidades reales de negociación con Israel, en primera persona.


(Desde Damasco) PARA EL PRESIDENTE AL-ASSAD no habrá paz en la región sin la devolución de los territorios sirios (Altos del Golán) que Israel mantiene ocupados desde la ofensiva militar de 1967.

El dirigente sirio cree que el actual Gobierno de Israel es muy débil y que la decisión de emprender el camino hacia la guerra o hacia la paz depende exclusivamente de Estados Unidos. Por ello, se muestra escéptico sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo con el actual gobierno israelí.

Su carácter introvertido no le impide ser tajante cuando asegura que la lucha contra el terrorismo sólo avanzará si Occidente establece alianzas serias y duraderas con el mundo árabe. Partidario de una reforma que haga de Siria una nación más plural en el terreno político, advierte sin embargo que cualquier apertura pasa antes por la seguridad y la estabilidad económica del país árabe.

EL PUEBLO QUIERE LA PAZ

Safe Democracy: ¿Cómo observa la situación en la zona a corto y medio plazo?
Assad: Podemos tomar una decisión que nos lleve a la guerra o a la paz. Pero no somos los únicos actores. Hay otros que también juegan un papel a nivel regional e internacional. Lo que nos hace ser optimistas es que el pueblo quiere la paz. Lo que me hace sentir pesimista es que no hay indicios de que se esté caminando hacia la paz en la región. Hay intentos en Europa para reconducir el proceso de paz y mantener la estabilidad en la zona. Pero estos movimientos no pueden llegar a tener éxito sin la participación activa de Estados Unidos. Estamos en una encrucijada: la estabilidad o el desorden en la región.

Safe Democracy: Estados Unidos tiene un plan para rediseñar Oriente Medio, ¿cuál es el plan alternativo que propone Siria?
Assad: Ninguna parte puede imponer de forma unilateral un plan específico en la región, sino que quien lo impone son los acontecimientos que se producen en una región que es muy antigua, con muchas culturas e ideologías. No se trata sólo de trazar líneas fronterizas, sino que también tenemos que rediseñar un futuro como colectivo. Si no hay paz, se incrementará el fanatismo en la región, lo que también aumentará la división y la inestabilidad. Siguiendo el ejemplo de la Unión Europea (UE), en nuestra región podríamos fortalecer la unión entre nosotros. Aunque no hablamos sólo de fronteras, sino de cuál debe ser la naturaleza de las relaciones entre países, lo que es algo más importante que las fronteras. Cualquier plan alternativo al nuestro no puede ser aplicado en la región.

TENSIÓN PERMANENTE

Safe Democracy: Actualmente Siria es una nación que está rodeada de tropas internacionales en Líbano, angloamericanas en Irak, que mantiene relaciones beligerantes con Israel y con una difícil convivencia con Jordania… ¿Cómo vive el pueblo sirio esta situación de tensión permanente?
Assad: En política lo más importante no es tener la fuerza militar, en especial cuando la región vive una realidad tan tensa, sino que lo más importante es la situación ideológica, una correcta visión de la región. Todo lo que está ocurriendo ahora en Irak se lo advertimos a Estados Unidos antes de que pasara. Puede que obtengan una victoria, les dijimos, pero seguro que se va a crear una situación de división en Irak. Pasó lo mismo con el terrorismo hace dos décadas. Siempre advertimos a Estados Unidos y a Europa que si no luchaban con nosotros contra el terrorismo pagarían un precio muy alto.

SIN OBJETIVOS POLÍTICOS

SD: El conflicto del Golán sigue sin solucionarse pero, ¿han cambiado las condiciones para un proceso de paz después de la guerra en Líbano?
Assad: Lo que ha constatado esta guerra es que con la fuerza no se puede alcanzar un buen fin. Hubo muchas matanzas y destrucción, pero no se logró ningún objetivo político. En la UE hay un cambio muy claro hacia la paz. También hay un cambio a favor de la paz en la prensa de Estados Unidos, aunque todavía la posición de la administración de Estados Unidos no ha cambiado respecto a la paz, y eso es justamente lo más importante. Estamos tratando de analizar esos indicios positivos y esperamos tener una apertura hacia unas vías más amplias hasta llegar a las negociaciones de Madrid.

SD: Usted ha dicho recientemente que está dispuesto a negociar con Israel siempre y cuando haya un mediador neutral, ¿podría ser éste la Italia de Romano Prodi o la España de José Luis Rodríguez Zapatero?
Assad: El proceso de paz requiere un mediador objetivo, pero también un actor que protagonice el diálogo. Antes de las negociaciones es necesario tomar en cuenta los puntos de vista de ambos lados. España está liderando ese papel y también Italia, aunque existen grandes obstáculos. Israel anunció que rechaza la iniciativa siria sobre la paz. Pero sabemos que el actual gobierno de Israel es muy débil y que la decisión de emprender el camino hacia la guerra o hacia la paz la tiene Estados Unidos. Ahora mismo no hay compañeros de paz en la región. No hay quien protagonice el proceso de paz en la zona. España e Italia son compañeros, tenemos confianza y buenas relaciones con ellos. Si comienza la negociación, los amigos pueden colaborar en las negociaciones.

¿CONFERENCIA INTERNACIONAL?

SD: ¿Es previsible a corto plazo la celebración de una cita internacional, quizá en Madrid, con el fin de reabrir las negociaciones para que Estados Unidos e Israel devuelvan el Golán?
Assad: La base de esa nueva reunión tiene que ser la recuperación de los territorios ocupados. Debemos construir las negociaciones sobre estos principios que requieren la recuperación de los territorios y buscar que los actores que protagonicen esas negociaciones sean honestos. Es posible que los protagonistas sean Estados Unidos y la UE. Queremos unas bases firmes para el proceso de paz para que ninguna de las partes pueda obstaculizarlo, como ocurrió en el pasado. Las negociaciones deben continuar en el punto donde terminaron en 1991 para recuperar nuestros territorios y coordinar la seguridad en el área. Quedaban entonces detalles muy pequeños que solucionar. No se puede decir ahora que vamos a empezar desde cero. Eso significa que la otra parte no tiene una visión seria de la región. Deseamos que haya un acuerdo a corto plazo, pero creo que Estados Unidos no puede, o no sé si quiere.

SD: ¿Acepta Siria la división territorial de Irak, incluida la creación de un Estado kurdo?
Assad: Estamos contra cualquier tipo de división en Irak porque supone un peligro muy grande para la región, ya que puede tener un efecto dominó sobre Asia. El resultado va a ser la división del país en muchas regiones y eso va a crear muchas guerras, Estados religiosos y sectarios. Apoyamos totalmente la unidad de Irak. Lo contrario crearía desorden.

LUCHA ARMADA

SD: El pasado Día de la Independencia (17 de abril) usted aseguró que Siria estaba dispuesta a iniciar la resistencia armada para luchar por el Golán. ¿Qué plazo se marca para el inicio de esta lucha?
Assad: Lo que queremos es conseguir la paz, recuperar nuestros territorios por la vía pacífica. Llevamos hablando de paz desde 1974. Nuestros territorios están ocupados desde hace 40 años. Esta es la tercera generación de sirios que experimenta la ocupación y estas personas no tienen fe en que la paz les vaya a dar algo. Una resistencia armada no espera el permiso del Estado o del gobierno para actuar. La resistencia puede comenzar cuando el pueblo estalla, o cree que las promesas de paz son falsas. Si la gente quiere adoptar la idea de resistir, el gobierno no puede prohibirlo. Cuando la resistencia comienza, la pregunta no es el precio que se va a pagar por ella, pues ya no hay tiempo para hacerse esa pregunta. Pero quiero subrayar que todavía tenemos tiempo para alcanzar la paz a través de la negociación.

SD: ¿Está preparado su país para una agresión de Israel o de Estados Unidos?
Assad: Estamos más preparados para la paz, pero también para enfrentar cualquier agresión contra Siria. No importa si el enemigo es fuerte o es débil, siempre estamos preparados ya que la paz no se percibe en un futuro cercano.

SD: ¿Tienen Siria, Irán y Hezbolá fuerza suficiente para contrarrestar la presión internacional en Oriente Medio?
Assad: Yo sólo puedo hablar por Siria. Estados Unidos es la potencia más importante del mundo. Israel cuenta con armamento que proviene en parte de Estados Unidos. Pero ¿puedes defender a tu país frente a un enemigo que es tan fuerte? La respuesta es no. La lección de Irak es muy importante. Lo único que logró la victoria tan rápida en Irak fue un fracaso militar y político. No creo que repitan (Estados Unidos y Reino Unido) el experimento con nosotros. Ellos no conseguirían nada distinto a eso.

ALIANZA DE CULTURAS

SD: La Alianza de Civilizaciones propuesta por el presidente español cuenta con el pleno apoyo de su gobierno, pero ¿cómo puede pasarse de la retórica a los hechos?
Assad: Yo lo llamo alianza de culturas porque casi todos nosotros vivimos una única cultura. Podemos cambiar la imagen de la lucha entre civilizaciones rechazando la idea de la guerra preventiva, el aislamiento de ciertos países, la presión, y que los grandes del mundo reconozcan los derechos de otros pueblos. El diálogo para conseguirlo debe ser largo y profundo.

SD: Ya en el plano interno ¿cuáles son los objetivos de la reforma política que emprendió hace seis años?
Assad: Las reformas abarcan todas las áreas, pero existen prioridades. La gente en Siria, que no es un país rico, me comenta que sus principales problemas son la situación económica y las posibilidades de trabajo, por lo que la prioridad sería la economía y después la política. Sin embargo, en 2004 los atentados volvieron a golpear a Damasco, por lo que la estabilidad y la seguridad son ahora la principal prioridad, después la economía y, por último, la política. Hemos dado ya muchos pasos en este sentido. Existen bancos privados y aseguradoras, universidades y escuelas y también prensa privada y próximamente habrá un canal de televisión privado. Pero los cambios, antes de plasmarse en las leyes, tienen que cuajar en la conciencia de la gente. Las circunstancias que vivimos se traducen en un cierre más que en una apertura. Por eso los pasos son firmes pero sin prisa, porque queremos mantener la estabilidad de forma paralela al proceso de reformas. Además, los países que nos iban a ayudar económicamente no cumplieron su palabra y por eso hemos tenido que depender de nosotros mismos.

LA IMAGEN EXTERIOR Y LA PAZ

SD: ¿Qué puede hacer Siria para mejorar su imagen exterior?
Assad: Si pudiéramos lograr que en el exterior se conociese la verdadera imagen de Siria no habría ningún problema. Pero desde el exterior se visualiza a Siria de forma errónea, lo que les lleva a tomar decisiones equivocadas y por eso han fracasado en Irak, Líbano y Palestina a la hora de luchar contra el terrorismo. No estoy preocupado solamente porque no vean bien a mi país, sino a la región en su conjunto.

SD: En unos meses se celebrarán elecciones presidenciales en Siria ¿se puede producir un relevo?
Assad: Las elecciones son en 2007 y estamos dando algunos pasos, aunque no se trata de dar saltos. Queremos aprobar una nueva ley de partidos en Siria y también reformar las elecciones parlamentarias y las locales. Hubiéramos querido haber terminado el proceso en 2005, pero no es posible concluir todas las reformas en unos cuantos meses, requiere unos años. Las circunstancias regionales afectaron y retrasaron la reforma política que estaba teniendo lugar en el país. Influyeron los intentos del exterior de intervenir en Siria y el hecho de que los países desarrollados no nos proporcionaran la ayuda económica que nos habían prometido.

SD: ¿Espera ser testigo algún día del fin del conflicto palestino y de un Oriente Medio en paz o le parece algo inalcanzable en estos momentos?
Assad: Como deseo sí, seguro, y como posibilidad, si comenzamos ahora, podemos lograr la paz en menos de un año. Pero con los protagonistas actuales no, tardará años, aunque espero estar equivocado en este asunto.