Resultados del Encuentro Internacional de Safe Democracy

Por Mario Sznajder, relator

DESAFÍO REGIONAL PLANTEADO

CONCLUSIONES DE LOS EXPERTOS:

“Resumir en pocos minutos –o en pocas páginas– cuatro horas de discusiones sobre cómo retomar el proceso de paz palestino-israelí, no es tarea fácil. No sólo por los límites de tiempo y espacio, sino especialmente, por la complejidad del problema”.

“El panel sobre el conflicto palestino-israelí fue espléndido y sobriamente moderado por Zidane Zeraoui, quien aplicó su experiencia en las Relaciones Internacionales para evitar caer en las trampas del debate emocional o ideológico. Tanto el moderador como los participantes, decidieron concentrarse en responder directamente a las preguntas guía propuestas por los organizadores del evento, otro factor que ayudó a enfocar la discusión en los términos más concretos”.

Rapporteur (relator):
Mario Sznajder, profesor titular de la cátedra Leon Blum en Ciencia Politica de la Universidad Hebrea de Jerusalén e investigador asociado del Instituto Truman para el avance de la paz.

Moderador:
Zidane Zeraoui, profesor de Relaciones Internacionales y coordinador de la Maestría en Estudios Internacionales en el Tecnológico de Monterrey, México.

Expertos:
Najib Abu-Warda, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid.

Fátima Aburto, portavoz del PSOE en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados de España. Es Vocal de la Diputación Permanente, Vocal de la Comisión Mixta para la Unión Europea y Vicepresidenta en la Asamblea de la Unión Europea Occidental.

Adrián Mac Liman, analista político y consultor internacional. Fue corresponsal de El País en Estados Unidos y trabajó para medios de comunicación internacionales como ANSA (Italia), AMEX (México), Gráfica (Estados Unidos). Ha sido colaborador habitual del vespertino madrileño Informaciones y de la revista Cambio 16, corresponsal de guerra en Chipre (1974), testigo de la caída del Sha de Irán (1978) y enviado especial de La Vanguardia durante la invasión de Líbano (1982). Residió en Jerusalén (1987-1989). Tras su participación la Conferencia Euromediterránea de Barcelona (1995), se incorporó en calidad de experto al Grupo de Estudios Mediterráneos de La Sorbona. Es autor de varios libros sobre Oriente Medio.

Joaquín Mirkin, director ejecutivo de la Fundación Safe Democracy. Ha realizado un Master en Relaciones Internacionales y Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid y es candidato a Master en Comunicación Política e Institucional del Instituto Ortega y Gasset de Madrid. Es licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires. Trabajó para el diario Página/12 (de Argentina) y es co-fundador en España de INFOMEDIO, Análisis y Perspectivas sobre Oriente Medio, una página web especializada en Oriente Medio. Reside desde hace 5 años en Madrid.

(SIGUE…):

¿QUÉ MEDIDAS REALISTAS ESTÁN AL ALCANCE DEL GOBIERNO ISRAELÍ Y SERVIRÍAN PARA ROMPER EL HIELO CON LOS PALESTINOS?
Tras un cúmulo de propuestas tendientes a aliviar las crisis y el encierro que sufre la población palestina de Gaza y Cisjordania, a distintos niveles se hicieron las siguientes propuestas:

La implementación amplia y estricta de la declaración israelí sobre la apertura de controles camineros, que permitan mayor libertad de circulación a la población palestina. Sin embargo, se entiende que esto será realizable en paralelo a un mayor compromiso –y respectiva acción– por parte de la Autoridad Palestina, contra elementos extremistas palestinos que intentarán aprovechar mayor y más libre circulación para lanzar atentados terroristas contra Israel.

La apertura del flujo de dinero palestino que Israel retiene como medio de presión sobre la Autoridad Palestina, para aliviar las penurias que viven grandes grupos palestinos, especialmente en Gaza. Asimismo se deberán ofrecer garantías por parte de Palestina de que el dinero liberado no será utilizado para financiar actos violentos contra Israel.

La extensión del cese de fuego israelí a Cisjordania, pues de esta forma se aliviaría la presión sobre los palestinos y es un paso que debe ser contemplado. La actitud israelí que mayor impacto acarrearía, a favor de la estabilización de la Autoridad Palestina sería la liberación de prisioneros palestinos de las prisiones israelíes. Este paso, exigido en forma constante por la opinión pública palestina, sería posible a cambio de la liberación del soldado israelí Gilead Shalit, capturado por extremistas de Hamas a mediados de 2006. Pese a la evidente asimetría, la liberación de prisioneros por ambas partes se perfila como el paso central para bajar la tensión entre israelíes y palestinos.

¿CÓMO HACER PARA QUE ISRAEL PLANTEE UN DIÁLOGO A “DOS BANDAS” (HAMAS/AL FATAH)?
Los analistas reunidos negaron la posibilidad de que Israel establezca un diálogo a dos bandas con Hamas y Fatah. Reconociendo y respetando el resultado de las elecciones democráticas palestinas a principios de 2006, es también necesario reconocer que las relaciones Hamas-Fatah son un problema palestino interno. Israel tiene derecho a mantener o no relaciones con los palestinos, pero no puede elegir con quién negociar en la contraparte.

En general, el panel recomienda seriamente a Israel, y a los palestinos, que se dirijan a las negociaciones de pacificación sin imponer condiciones previas y sin elegir al negociador en la contraparte. Cada parte decide quién debe representarlo y a la otra le corresponde decidir si negocia o no, pero sin intentar imponer condiciones de términos o personales.

¿CÓMO AYUDAR A ISRAEL A SALIR DEL RECHAZO PERMANENTE HACIA LOS PLANES DE PAZ, COMO EL PROPUESTO POR LOS SAUDÍES O LA LIGA ÁRABE?
El rechazo permanente es irreal. Israel ya ha firmado tratados de paz con Egipto y Jordania, acuerdos con los palestinos y ha entablado negociaciones con Siria en varias oportunidades, sin lograr aún resultados concretos en este frente. En los últimos días, voceros israelíes, incluyendo la ministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, han hecho declaraciones positivas con respecto al plan presentado por Arabia Saudí y adoptado por la Liga Árabe.

La pregunta realista sería si este plan es inicial (es decir negociable en sus diversos artículos) o final (es decir un paquete cerrado que se acepta totalmente o rechaza totalmente). Está claro que Israel quiere ver este plan de paz como inicial y negociar varios de sus puntos, mientras que Palestina quiere tomarlo como plan final.

¿ES EL ENFRENTAMIENTO ENTRE HAMAS Y AL FATAH INEVITABLE?
El panel coincidió en que, aunque la situación interna palestina es inestable y muchas veces violenta, la tan proclamada guerra civil palestina es un instrumento retórico-político usado por muchas partes, más que una realidad.

¿CÓMO LOGRAR QUE HAMÁS RECONOZCA FINALMENTE A ISRAEL?
Esta pregunta no puede ser respondida en forma precisa con una fórmula de reconocimiento expresada en una fecha determinada. La integración de un gobierno palestino de unidad nacional con base en las necesidades políticas internas e internacionales de los palestinos, implica continuidad institucional con los anteriores gobiernos y coordinación con la OLP en los términos establecidos en los acuerdos de Meca.

Hamas, como integrante de este gobierno de unidad nacional, acepta –y debe atenerse a lo que esta aceptación significa, en sus actitudes políticas– los acuerdos firmados por la OLP por gobiernos anteriores. Se estaría dando aquí un reconocimiento implícito que se vería reforzado por cualquier avance en las negociaciones entre el representante designado de la parte palestina, su presidente, Mahmoud Abbas-Abu Mazen, y la parte israelí. Esto significa que en el caso de Hamas no se trata de un paso dramático en un día preciso sino de un proceso de desarrollo político paulatino que prospere paralelamente al avance de las negociaciones políticas entre las partes en conflicto.

¿CÓMO PROMOVER UNA ALIANZA DE MODERADOS EN AMBAS PARTES CAPAZ DE NEUTRALIZAR EL FANATISMO?
El problema de la alianza entre los moderados no fue tratado en profundidad, ya que ésta de hecho existe. Al contrario, el panel percibe como un problema central, la influencia de los extremistas y la necesidad de establecer mecanismos efectivos para frenar a la violencia.

¿QUÉ PAPEL DEBERÍA JUGAR ESTADOS UNIDOS?
La pregunta fue respondida con el establecimiento de la fórmula asimétrica entre el poderío de este país como potencia hegemónica por un lado, y su pérdida de credibilidad en la parte palestina, árabe y musulmana, en general por el otro. La adopción de actitudes más neutrales por parte de Estados Unidos sería un paso que incrementaría su capacidad de adquirir un papel de líder y de mayor credibilidad en el proceso de pacificación de Oriente Medio.

¿QUÉ PAPEL DEBERÍA JUGAR EUROPA?
Se estableció que es necesaria una mayor participación europea, en forma activa y no sólo como fuente de financiamiento. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos –y el Cuarteto en general– deberían generar una fórmula de incentivos positivos –tanto políticos como materiales– que ayudaran a las partes a sobreponer los problemas que son obstáculos centrales en el camino hacia la pacificación de Oriente Medio.

¿CÓMO ATRAER LA INVERSIÓN Y GENERAR DESARROLLO ECONÓMICO EN LOS TERRITORIOS PALESTINOS?
Generar desarrollo económico en los territorios palestinos es un paso que depende directamente de los procesos políticos. La estabilidad interna, o el cese de violencia entre Hamas y Fatah; el cese de violencia entre palestinos e israelíes y la estabilidad institucional –aplicación de la ley– son prerrequisitos para el desarrollo económico a largo plazo. La forma de los acuerdos entre israelíes y palestinos debería decidir si las economías de ambas partes se integrarán o se separarán.

La solución de integración es quizá más racional y eficiente, pero bien puede ser que por motivos políticos se decida adoptar una fórmula de separación económica entre palestinos e israelíes. En el caso de que se establezca una fórmula de integración, la economía y el empresariado palestino podrían llegar a desempeñar un papel de puente entre la economía israelí y las diversas economías del mundo árabe, en ambas direcciones. En el caso de separación, la economía palestina requerirá de mayores insumos financieros internacionales y también de capitales árabes, para desarrollarse.

¿ES POSIBLE CREAR UN FORO DE ENCUENTRO PALESTINO-ISRAELÍ QUE CENTRALICE A LOS ACTORES Y A LAS INICIATIVAS DE LAS SOCIEDADES CIVILES?
Foros palestinos e israelíes existen y funcionan. Quizá sería necesario, como paso previo a la creación de un foro palestino-israelí central, crear un banco de datos público sobre organizaciones, personas y actividades que estudian el conflicto –tanto moderados como extremistas– para encontrar la mejor forma de coordinarlas y centralizarlas en dirección positiva.

OTROS PUNTOS IMPORTANTES EN LA AGENDA PALESTINO-ISRAELÍ:
La necesidad de cumplir con lo ya acordado. Se han firmado múltiples acuerdos palestino-israelíes, gran parte de los cuales han dejado de ser respetados o nunca funcionaron. Es necesario cumplirlos o renegociarlos. Está claro que una situación de acuerdos firmados e incumplidos implica la deslegitimización no sólo del proceso de negociaciones ya realizadas, sino también de la posibilidad futura de negociar una pacificación entre las partes.

Los temas centrales de la futura negociación serán (como lo fueron en el pasado): Jerusalén, los asentamientos israelíes en Cisjordania y el derecho de retorno de los refugiados palestinos. Estos temas han sido negociados y se ha llegado a fórmulas de resolución aceptables para las mayorías en ambas partes a principios de 2001, en las negociaciones de Taba, más o menos de acuerdo al Plan Clinton. Sería necesario reactivar las negociaciones en estos términos, para acelerar la pacificación palestino-israelí y contribuir a la pacificación de Oriente Medio.

El último punto tiene que ver con la resolución política de todo conflicto y el camino que conduce a este tipo de resolución. Está claro que el conflicto israelí-palestino es políticamente soluble. También está claro que ambas partes cometieron serios errores políticos en el pasado y los resultados han sido pagados en sangre. De esto se desprende que es necesario bajar el nivel de retórica política incendiaria, que termina incitando a la violencia o generándola directamente.

La demora en retomar las negociaciones es responsabilidad de los líderes políticos de ambas partes, y como el precio de estos aplazamientos se manifiesta en violencia y se paga en sangre, deberían ser estos mismos líderes los primeros interesados en retomar el proceso de pacificación palestino-israelí.

Teatro Lara, Madrid, 10 de marzo de 2007