- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Cómo decapitar el proyecto nuclear iraní

Operaciones de inteligencia y contrainteligencia en el Golfo Pérsico [1]

Por Carlos Escudé (para Safe Democracy)

Carlos Escudé analiza la liberación de los 15 marinos británicos capturados por Irán y dice que –más allá de conjeturas– lo que está claro es que las operaciones de inteligencia y contrainteligencia están muy activas. Escudé cree que aunque se trata de supuestos, la inesperada liberación podría demostrar que los marinos formaban parte de una estrategia cuyo objetivo sería decapitar el proyecto nuclear iraní mediante la eliminación de su capital humano, táctica utilizada en Irak en 1980. Proyectos nucleares, científicos de alto nivel, espionaje… ¿quién dice la verdad?


[2] Carlos Escudé es Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Yale y profesor de Relaciones Internacionales. Dirige el Centro de Estudios Internacionales y de Educación para la Globalización en la Universidad del CEMA (en Buenos Aires). Ha sido asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores de su país.

LA LIBERACIÓN DE LOS QUINCE MARINOS BRITÁNICOS capturados por Irán en aguas en disputa del canal Shatt al-Arab fue una sorpresa para muchos.

Los estudiosos y analistas de las Relaciones Internacionales tienden a esperar reiteraciones en las conductas de los Estados. En este caso, la referencia era la crisis de los rehenes en Irán, que duró desde noviembre de 1979 hasta enero de 1981, afectando a 63 diplomáticos y otros tres ciudadanos estadounidenses.

Otro factor que no auguraba una rápida solución es que los estadounidenses tienen hoy cautivos a cinco funcionarios iraníes apresados en enero en Irbil, la capital de la región kurda del norte de Irak. Los iraníes sostienen que efectuaban tareas diplomáticas, los estadounidenses aducen que realizaban tareas ilegales.

El anuncio de que enviados del gobierno iraní pronto podrán entrevistarse con los detenidos, se produjo en forma casi simultánea con el de la liberación de los marineros británicos. Aunque todas las partes niegan un vínculo entre las dos comunicaciones, es probable que exista una relación no determinante entre ambas.

Los iraníes no querrían que el mundo pensase que ceden por tan poco y los estadounidenses quieren dar la impresión de que nunca ceden. No obstante, el juego diplomático se compone de gestos como estos.

[3] PSICOLOGÍA E INTELIGENCIA
Quizá los iraníes quisieron enviar el mensaje de que tienen una disposición más pacífica y constructiva que las potencias occidentales. En esta etapa de la guerra encubierta entre Occidente e Irán, gran parte de las operaciones transcurren en el plano psicológico y de la inteligencia. Especialistas en asuntos iraníes han subrayado que una de las posibles motivaciones para capturar a los británicos fue demostrar que Irán no se intimida ante las amenazas occidentales y está dispuesto a acudir a la fuerza militar para afirmar su soberanía.

Esta lógica de los mensajes es compartida por los estadounidenses, cuya decisión de aumentar sus tropas en Irak y realizar maniobras con dos portaviones y sus grupos de batalla en el Golfo Pérsico, puede interpretarse como un mensaje: a pesar de la oposición de la mayoría en el Congreso, el Ejecutivo retiene la capacidad de tomar iniciativas militares que nadie espera.

DEMASIADAS CONJETURAS
Cualquiera que sea el caso, en este terreno sólo se puede conjeturar. No puede descartarse que los marineros británicos hayan estado realizando operaciones de inteligencia. Algunos especialistas han sugerido que el objetivo habría sido recoger a algún agente británico comprometido por la contrainteligencia iraní. Esto no se basa en adivinanzas sino en las posibles consecuencias de la desaparición de Ali Reza Ashgari, un ex alto funcionario iraní que es esfumó durante un viaje al exterior, cuando su familia también estaba a salvo en el extranjero.

Según el periódico saudí Asharq Al-Awsat [4], Ashgari habría defeccionado en Turquía, entregándose a los estadounidenses. Los iraníes han comenzado investigaciones para conocer su paradero. También han retirado algunos funcionarios que trabajaban en países árabes y europeos, que probablemente se desempeñaran como espías y podrían estar comprometidos por revelaciones del renegado.

En este contexto, Ashgari pudo haber dado información acerca de agentes occidentales operando en Irán, que corrieran el riesgo de ser aprehendidos. Y los marineros británicos pueden haber estado involucrados en una operación para extraer a un operativo en peligro de la costa iraní.

Estas conjeturas parecen dignas de una película de James Bond, pero para evaluarlas hay que saber que en la actualidad las operaciones de inteligencia y contrainteligencia están muy activas.

A lo largo de 2007 se han registrado varios episodios de alto perfil. Uno de ellos es la muerte misteriosa de un científico nuclear iraní, Ardeshir Hassanpour, anunciada con retraso por Radio Farda. Fuentes de la respetada agencia privada Stratfor [5] dicen poseer información oficiosa, proveniente de Israel, de que Hassanpour era un blanco del Mossad.

ELIMINACIÓN SELECTIVA
El objetivo sería decapitar el capital humano involucrado en el proyecto nuclear iraní. Esta táctica ya fue usada contra Irak en 1980, cuando tres científicos iraquíes fueron asesinados, uno de ellos, Yahya al-Meshad, de una puñalada en París, y los otros dos envenados en Irak. También murió la prostituta francesa con que se encontró al-Meshad poco antes de morir, atropellada poco tiempo después del asesinato por un vehículo que huyó sin rastros. Al año siguiente, Israel remataba el proyecto nuclear iraquí, bombardeando el reactor de Osirak.

Los proyectos nucleares de países subdesarrollados pueden depender en gran medida de pocos individuos de gran nivel científico, muy escasos en su sociedad de origen. Es probable que en este momento haya agentes occidentales en Irán con la misión de eliminarlos y es posible que rescatar alguno fuera la misión de los marineros británicos.

Seguramente, nunca conoceremos la verdad.

La Fundación Safe Democracy le invita a suscribirse gratis a los dos boletines electrónicos semanales (martes y jueves), con el análisis y los comentarios de nuestros expertos internacionales (pinche aquí). [6]