- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Vietnam: crecimiento económico… y la ironía de la historia

[1]

Vietnam ha sido el país que más creció a nivel global en 2006; sin embargo, su dependencia económica de Asia es una limitación para su desarrollo, hecho que el gobierno en Hanoi intenta contrarrestar mediante la aproximación a un antiguo adversario: Estados Unidos.


[2]

(Desde Ho Chi Minh y Hanoi) EN EL ÚLTIMO LUSTRO, el segundo país con el mayor crecimiento mundial después de China ha sido Vietnam con un promedio de 7,4 por ciento e incluso logró una tasa del 8,4 por ciento en 2006. Sin embargo, a pesar de ser una promesa para las próximas décadas, con más de 80 millones de habitantes, el país sigue teniendo un Producto Nacional Bruto de solamente 70 mil millones de dólares, lo que le coloca –en términos del ingreso per capita– dentro de los 50 países más pobres del planeta.

Su rápido –pero tardío– crecimiento hace resaltar las contradicciones entre la ciudad y el campo (que sigue representando al 60 por ciento de la población, pero generando solamente el 20 por ciento del PNB) y dentro de las propias ciudades.

EL PARADIGMA DE HO CHI MINH VILLE
Ho Chi Minh Ville, la antigua Saigon, es la ciudad emblemática de estos cambios. Es la aglomeración que recibió la mayor parte de las inversiones directas, 14 mil millones de dólares contra 10 mil millones para la capital Hanoi y, con solamente 8 millones de habitantes, genera el 20 por ciento del PNB nacional, recibe el 64 por ciento del turismo y monopoliza la tercera parte de las exportaciones.

Con un crecimiento cercano al 12 por ciento anual, Ho Chi Minh Ville se consolida como la metrópolis por excelencia del país, como Shanghai o Mumbai. Fuera del centro de la ciudad totalmente urbanizado, varias arterias importantes como Nguyen Van Troi (en honor al combatiente vietnamita que organizó el atentado contra el Secretario de Defensa de Lindon B. Johnson [3], Robert Mc Namara [4]) todavía no tienen banquetas y los peatones deben lidiar con las miles de bicicletas y motos que vuelvan caótico el tráfico.

Para el gobierno socialista de Hanoi, la ex Saigon está llamada a jugar un papel similar al de Shanghai en China.

En India, se tiene la misma intención con Mumbai: convertir el puerto más importante del país en una nueva Shanghai, en particular imitando la zona de Pudong, la más dinámica del puerto chino y de mayor crecimiento en el mundo, en donde se encuentra la tercera torre más alta del planeta, la Shin Mao que se coloca solamente después de Taipei 1001 y las torres gemelas de Petronas en Kuala Lumpur, Malasia.

La isla Thu Thiem que se encuentra en el delta del Mékong, fue escogida para convertirse en la Pudong vietnamita. De hecho, el gobierno de la ciudad de Ho Chi Minh inició la construcción de un nuevo puente y proyecta otros tres para el siguiente año a fin de conectarla a la zona urbana y promover las inversiones. Para el año 2020, Thu Thiem debería parecerse más a la Pudong de hoy, según las esperanzas municipales.

DEPENDENCIA DE ASIA
Pero a diferencia de China, Vietnam sigue siendo un pequeño exportador con solamente unos 20 mil millones de dólares centrados en el crudo, los textiles, los zapatos y los productos marinos y limitados fundamentalmente a sus vecinos (los países miembros de la ASEAN [5] con 12,5 mil millones y China con más de siete mil millones) y con un fuerte déficit comercial. El país importó más de 27 mil millones contra solamente 22,46 mil millones de exportaciones, por la compra de maquinaria, y de acero en particular. A diferencia de las demás naciones asiáticas, Vietnam se encuentra permanentemente deficitario en su balanza comercial.

De la misma manera, los países que han invertido en Vietnam son fundamentalmente las naciones asiáticas: Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Japón y Hong Kong en este orden. Estados Unidos se coloca solamente en la octava posición.

Esta ausencia del país más rico del mundo está ligada a varios factores derivados de la misma guerra de Vietnam y en particular a la cuestión de los desaparecidos. Al finalizar la guerra en 1975, el país tenía capturado a centenares de soldados norteamericanos que nunca fueron entregados a Washington y se supone que pudieron haber sido eliminados. Asimismo, muchos cuerpos no han sido encontrados aún y Washington exige a Hanoi su colaboración para rastrearlos. El último punto de conflicto es el problema de los Derechos Humanos, poco respetados en la República Socialista.

[6] RESTABLECIENDO RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS
A fin de zanjar estas diferencias, el presidente Nguyen Minh Triet realizó la primera visita de un jefe de Estado vietnamita a Estados Unidos durante la semana del 18 al 24 de Junio de 2007. Su estancia en territorio norteamericano le ha permitido atraer unos compromisos de 11 mil millones de dólares en inversión en el país para los próximos años y profundizar el acuerdo comercial con Washington. El convenio marco para el comercio y las inversiones (TIFA, Trade and Investment Framework Agreement [7]) firmado reemplaza al BTA (Vietnam-US Bilateral Trade Agreement) y podría convertirse en el futuro en un acuerdo de libre comercio.

A diferencia de los demás países de la región, el mercado norteamericano es secundario para Vietnam con solamente el 4 por ciento de las exportaciones, sobre todo en el rubro de los zapatos, mientras el 58 por ciento de la producción regional se destina a Estados Unidos. La visita de Nguyen Minh Triet y las promesas de inversiones por parte de las firmas norteamericanas (el presidente se reunió con los ejecutivos de las 20 empresas líderes de la costa oeste) podría cambiar drásticamente las relaciones entre los antiguos adversarios y convertir a Estados Unidos en el mayor inversor en Vietnam.

Durante su estancia, sobre todo en California, el presidente vietnamita se reunió con más de mil expatriados para pedir su apoyo a fin de respaldar las iniciativas de Hanoi y de apoyar las inversiones en su madre patria. Hace un poco más de tres décadas, eran considerados como los traidores a la revolución socialista e inclusive se les prohibía visitar a sus parientes que se habían quedado en el país. Hoy son los héroes que podrían cambiar el futuro de Vietnam. Una ironía de la historia. [8]