- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Michel Sleiman, muy cerca de ser presidente

chayalibanodos.jpg

Muy probablemente Michel Sleiman sea el nuevo presidente libanés. Gana el propio Sleiman, pero también Hezbolá y Siria, dice el autor. Pierden Irán y Michel Aoun. Pierde Teherán porque Sleiman es el presidente “sugerido” por Siria y aceptado por Estados Unidos. Teherán teme un acercamiento sirio-estadounidense a través del presidente libanés.


LA INICIATIVA QUE LLEVARA LA LIGA ÁRABE a la Cumbre de Damasco en Siria para buscar salida a la crisis institucional libanesa se basa en un plan de tres puntos: la elección del jefe del ejército, Michel Sleiman como nuevo presidente; la formación de un gobierno de unidad nacional en el que ningún partido tenga poder de veto y, la adopción de una nueva ley electoral.


LOS GANADORES: MICHEL SLEIMAN Y SIRIA

El próximo presidente Michel Sleiman es –en caso de ser electo– uno de los ganadores, pues no sólo habrá llegado al poder, sino que tendrá más poderes que los anteriores presidentes en virtud de su puesto cada vez menos ceremonial. Dispondrá de la facultad de nombrar a diez de los treinta ministros del nuevo gobierno, los veinte restantes se asignaran en partes iguales a la oposición y al grupo oficialista 14 de marzo.

Siria, definitivamente es un ganador, ya que el escenario actual es el deseado por el presidente Assad en los últimos dos años. El presidente sirio reafirmara sus políticas, su régimen habrá mostrado al mundo que coopero en la salida de la crisis libanesa y mantendrá su influencia sobre la presidencia del país de los cedros.

HEZBOLA

Hezbolá también forma parte de los ganadores. El grupo paramilitar temía por su suerte si asumía un presidente del Grupo 14 de Marzo. De haber sido así, cualquier presidente que persiguiera intereses nacionales incorporaría a su programa de gobierno la aplicación de la Resolución 1559 CSONU que ordena el desarme de Hezbolá. Lo mismo la Resolución 1701CSONU aprobada luego de la guerra de 2006 que exige al grupo chií mantenerse alejado de la frontera libanesa-israelí y su repliegue al norte del río Litani.

Su éxito más será que dispondrá de 10 ministros al igual que el Grupo 14 Marzo y con ello logrará bloquear o colocar en la nevera la actuación del tribunal internacional conformado en virtud del Capitulo VII de la Carta de Naciones Unidas para investigar el asesinato del ex PM Rafik Hariri.

En cualquier caso, con Sleiman como presidente, tanto la aplicación de ambas resoluciones como el Tribunal Internacional se convierten en altamente improbables. El nuevo candidato consensuado por la Liga Árabe es un amigo de Hezbolá. Apoya la misión que enarbola Hassan Nasralá sobre la liberación de las Granjas de Shebba de la ocupación Israel y no se opondrá al estado paralelo dentro del estado legal, ni se siente amenazado por las armas de Hezbolá. Sleiman apoya y sostiene que esas armas, nunca serán usadas en contra de los ciudadanos libaneses.

PERDEDORES: MICHEL AOUN E IRAN

Michel Aoun encabeza la lista de los derrotados locales. El ex comandante del ejército estaba obsesionado por ser presidente. En la actualidad cuenta con 73 años y para las próximas elecciones que tendrán lugar en 2010 será demasiado anciano para lanzar su candidatura.

Irán, que quería imponer a Aoun como presidente también sale mal parado ante la esperada maniobra de la Liga Árabe en favor de Siria. Teherán teme un acercamiento sirio-estadounidense a través del presidente Sleiman (recuérdese que es el presidente “sugerido” por Siria y aceptado por Estados Unidos).

TEHERÁN NO ESTÁ DE ACUERDO

En abril y también en mayo de 2007, los iraníes declararon no estar de acuerdo con las reuniones mantenidas entre los enviados sirios y estadounidenses a la reunión de Sharm al-Sheikh, así como también se evidenció el fastidio de Teherán y su manifiesta decepción por la visita de la senadora demócrata Nancy Pelosi, recibida por los mas altos líderes del régimen de Damasco, y el ultimo y mas reciente ejemplo resulta evidente en las posiciones de Irán respecto de la asistencia Siria a la Cumbre de Anápolis en Maryland.

Estas noticias del desencanto iraní sobre las conductas de la diplomacia de su aliado sirio fueron publicadas en el diario Saudí Al-Hayat y en varios portales de lengua árabe en los últimos tres meses. Los sirios no obstante, defienden su alianza con Irán y afirman que Washington no podrá conseguir hablar con Teherán “sin hacer aduanas” en Damasco.

Siria es el único socio que Estados Unidos puede tener en la región para interceder con Irán, sostienen muchos políticos demócratas estadounidenses para los que Siria es moderada, razonable y no tiene una historia de anti-americanismo. Los iraníes temen que desde Beirut Sleiman sea un nuevo vínculo entre Damasco y Washington. Esta posición no es terminante, sin embargo, es permanente materia de preocupación para Teherán.

El Grupo 14 de Marzo no le va en zaga a los perdedores locales. No sólo no llegó a colocar a uno de sus miembros como presidente. También tuvo que aceptar que dispondrá nada mas de diez ministerios, la misma cantidad que tendrá Hezbolá, y los diez restantes hasta cubrir los treinta serán designados por Sleiman –seguramente de los partidos prosirios minoritarios y aliados de Hezbollah–, con lo cual la coalición 14 de Marzo habrá perdido efectivamente la mayoría parlamentaria. El grupo oficialista ha hecho una gran concesión aceptando como presidente al Gral. Sleiman. Ahora tendrá que aceptar por otros dos años y medio a una mayoría parlamentaria adversa que va a bloquear cualquier legislación anti-siria en Líbano.

En esta remake de Acuerdo de Taif que ofrece la fósil Liga Árabe como salida a la “democracia libanesa” el régimen sirio gana. También gana Hezbolá y sus aliados cristianos aunque el jefe de estos últimos (Michel Aoun) salga mal parado desde lo personal.

Conclusión. Si los ganadores son los actores que a primera vista emergen como tales, la democracia, la estabilidad y la paz podrán verse sumamente comprometidas en el mediano plazo, no solo en el escenario local libanés, si no más allá aun. No sería extraño que este verano boreal pueda traer vientos de guerra nuevamente.