obama.jpg

La Obamamanía necesita dar un paso más para convencer a toda una nación: ser dotada de contenidos y soluciones concretas, dice el autor. En el partido demócrata todo está por decidir, pese a que sus afiliados sueñan ya con un ticket electoral Barack-Hillary o viceversa. Ésta sí sería la gran oportunidad para acabar con ocho años de mandato republicano en Estados Unidos.

NADIE APOSTABA POR ÉL. Negro, inexperto, de origen africano, apellido musulmán y sin grandes apoyos en el establishment del partido demócrata. Sin embargo, Barack Hussein Obama ha superado todos los obstáculos con un discurso renovador que ilusiona al pueblo estadounidense, sobre todo a los más jóvenes y a los independientes. El halo de cambio y empatía que desprende le ha catapultado hacia su posible nominación como candidato presidencial del Partido Demócrata.

“A diferencia de candidatos demócratas del pasado, el senador de Illinois ha hecho hincapié en la religión, que considera muy importante” Obama es un político post racial que rompe con el pasado a través de un mensaje nuevo y un sentido de unidad nacional y consenso. Su brillante oratoria recuerda a John F. Kennedy o a Martin Luther King. Su campaña se ha centrado en subrayar y contar historias personales.

Lemas como Esperanza y Cambio protagonizan su periplo por Estados Unidos, acompañados de imágenes conmovedoras. Obama se ha construido una imagen de candidato capaz de transformar el país alejado de la burocracia y la experiencia que identifican a su rival.

RELIGIÓN Y POLÍTICA EXTERIOR

A diferencia de candidatos demócratas del pasado como John Kerry, el senador de Illinois ha hecho hincapié en la religión a la que considera muy importante en su vida. “Algunos sermones de Wright son calificados de supremacistas, pues usa una retórica demagógica que ataca al propio gobierno” Le hemos visto en el servicio religioso como un cristiano evangélico más, antes de dar un mitin. El candidato demócrata es miembro de la Iglesia Unida de Cristo, que cuenta con más de un millón de miembros y es considerada como uno de los grupos más liberales entre los pentecostales.

La importancia que Obama le da a la religión también le ha traído complicaciones. Su pastor, Jeremiah Wright, ha sido expulsado de su papel de asesor de la campaña en el comité de asuntos religiosos. Algunos sermones de Wright son calificados de supremacistas, pues usa una retórica demagógica que ataca al propio gobierno como cuando responsabilizó a la política exterior norteamericana de los atentados del 11-S. “Obama es partidario de retirar las tropas de Irak, guerra que ha calificado de estrategia garrafal”

En política exterior, Obama es partidario de la retirada de las tropas de Irak, una guerra que ha calificado de estrategia garrafal. Asimismo, se muestra dialogante con los musulmanes con los que está dispuesto a organizar una gran cumbre para cerrar la brecha que existe entre los musulmanes y Occidente y está dispuesto a la negociación con países enemigos como Irán o Cuba.

INTERNET COMO PLATAFORMA Y VÍA DE FINANCIACIÓN

“Cerca el 80 por ciento del dinero que recaudó Obama en el mes de enero fue a través de la red”Obama también es un mago en el uso de las nuevas tecnologías. Sus seguidores utilizan una variada gama de tecnologías que van desde los politonos, SMS, blogs, redes sociales como Facebook o los vídeos en You Tube.

Internet se ha convertido en una de las principales fuentes de financiación de los partidos políticos. Cerca el 80 por ciento del dinero que recaudó Obama en el mes de enero fue a través de la red. Su vídeo Yes we can ha sido visto por más de “Las donaciones que recibe Obama no dejan de manar mientras que Clinton ha recurrido a la fortuna familiar”10 millones de personas y también ha logrado el apoyo de actores y actrices tan famosos como Scarlett Johanson o George Clooney.

Las donaciones que recibe Obama no dejan de parar frente a los problemas financieros de Clinton que ha tenido que recurrir a la fortuna familiar. El pasado mes de marzo, el senador de color obtuvo 40 millones de dólares, el doble que su rival. La mayor parte procede de pequeñas donaciones lo que le permitirá conseguir más aportaciones pues muchas de ellas no llegan al límite legal de los 2.300 dólares por persona.

LAS ESPADAS, EN TODO LO ALTO

“Ninguno de los dos candidatos ha conseguido todavía el apoyo de Al Gore, quien podría arbitrar en un posible empate demócrata” En cuanto a los resultados electorales, de momento, favorecen a Obama, que ha logrado 1.414 delegados en los 27 Estados en los que ha ganado frente a los 1.250 delegados y 15 Estados conseguidos por Clinton.

Obama ganó 11 primarias consecutivas hasta que llegaron las de Texas y Ohio que permitieron la resurrección de Hillary.

Ahora, las espadas están en todo lo alto y es probable que la aristocracia del partido, los 796 superdelegados, sea quien tome la decisión final sobre el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos. De momento, cuenta con el respaldo del clan Kennedy o del gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, que tiene el apoyo de los hispanos. “Si las elecciones se produjeran ahora, las encuestas dan como vencedor a Obama” Pero ninguno de los dos candidatos ha conseguido todavía el apoyo de Al Gore, quien podría arbitrar en un posible empate demócrata. Obama le ha ofrecido un alto cargo en caso de lograr la presidencia.

Sin embargo, que la nominación no se produzca hasta la Convención demócrata de finales de agosto no es bueno para el partido, pues eso significaría perder un tiempo valioso en una lucha fraticida, mientras que el republicano John McCain les llevaría meses de ventaja. Aun así, si las elecciones se produjeran en estos momentos, las encuestas dan como vencedor a Obama por delante de Clinton y McCain.

TODO ESTÁ POR DECIDIR

Pero, es ahora cuando Obama comienza a sentir en su nuca el aliento de la prensa republicana y la petición de algo más que bonitos discursos. El encanto personal y el optimismo no bastan para ser presidente de Estados Unidos.

La Obamamanía necesita dar un paso más para convencer a toda una nación: ser dotada de contenidos y soluciones concretas. Clinton aprovecha y le recuerda su falta de experiencia y medidas para frenar la recesión económica.

En el partido demócrata todo está por decidir, pese a que sus afiliados sueñan ya con un ticket electoral Barack-Hillary o viceversa. Ésta sí sería la gran oportunidad para acabar con ocho años de mandato republicano.