hambresxxi.jpgLa naturaleza prevé circuitos para que todas las especies animales tengan asegurada su alimentación. Sin embargo, a pesar del potencial del planeta y de los avances tecnológicos, quienes toman decisiones no han logrado garantizar la alimentación básica para buena parte del género humano. Es un escándalo ético que no puede continuar, dice el autor.

(Desde Nueva York) HAY UN TSUNAMI SILENCIOSO EN MARCHA. Los precios de los alimentos casi se han duplicado en los últimos tres años, hecho que ha disparado en más de cien millones la cifra de quienes padecen hambre o desnutrición en el mundo.

Veinticinco países han sido testigo de protestas en gran escala. En Haití, el Gabinete de Ministros se ha visto obligado a renunciar. “Amartya Sen: existe una competencia cruel entre los tanques de los coches y los estómagos de los pobres”Los teletipos de agencias informaban hace unas semanas que muchos ciudadanos habían recurrido a alimentarse con galletas de lodo para paliar el hambre.

El relator de la ONU sobre el tema, Olivier De Schutter, menciona como causas la producción de biodiesel, que requiere grandes cantidades de agua, energía, y conduce a la deforestación en muchos países. También señaló un alto nivel de concentración de poder en el sector de la producción y distribución de alimentos… Y matiza: un número limitado de compañías son las que proveen a los productores con semillas, pesticidas, y fertilizantes… ejercen un enorme poder económico.

“El número de latinoamericanos indigentes aumentará entre 10 y 15 millones por el mayor coste de los alimentos” Ante la tendencia a reemplazar el tradicional uso de los cultivos de cereales para la producción de combustibles, el Premio Nobel de Economía Amartya Sen resalta en el New York Times que existe una competencia cruel entre los tanques de los automóviles y los estómagos de los pobres.

A ello cabe también sumar los desequilibrios ecológicos, las políticas económicas poco favorables para el trabajo de los pequeños agricultores, el peso de la especulación (que, por cierto, está siendo investigada actualmente por el Congreso en Estados Unidos), y el aumento imparable y en ascenso de la demanda de China.

AMÉRICA LATINA: ALIMENTOS PARA TODOS QUE NO LLEGAN A TODOS

“La Organización Panamericana de la Salud ha alertado del menor acceso a alimentos con adecuada densidad de macro y micronutrientes”En América Latina el impacto es grave. De acuerdo con la FAO, se ha experimentado un incremento del 57 por ciento en el precio de cereales, productos lácteos, carne, azúcar y aceites entre marzo de 2007 y marzo de 2008.

La CEPAL estima que el número de ciudadanos latinoamericanos azotados por la indigencia aumentará entre 10 y 15 millones, como consecuencia de este aumento del coste de los alimentos.

Los indigentes son personas que aun dedicando todos sus ingresos a la adquisición de alimentos no alcanzan a comprar el mínimo necesario; el número de indigentes se podría elevarse, pues, a los 84 millones, en tanto que el número de pobres podría aumentar hasta los 205 millones.

“América Latina produce alimentos para tres veces su población, pero, por las extremas desigualdades, muchos pobres no tienen cómo comprarlos” La Organización Panamericana de la Salud ha manifestado su alarma ante el menor acceso a alimentos con adecuada densidad de macro y micronutrientes. Y añaden, en este sentido, que aumenta el consumo de alimentos de bajo coste pero con alto contenido calórico, y existe un resurgimiento de los problemas nutricionales.

El asunto es más alarmante por cuanto que todo ello ocurre en un continente que produce alimentos para tres veces su población, pero en el que, debido a las extremas desigualdades sociales, muchos pobres no tienen cómo comprarlos.

Ello explica el lamentable hecho de por qué la región tiene un 16 por ciento de población infantil que padece síntomas de desnutrición.

UN ESCÁNDALO ÉTICO

“Fray Betto subraya que la naturaleza prevé circuitos para que todas las especies animales tengan asegurada su alimentación” Resulta difícil alegar falta de recursos para parar, o al menos disminuir, el hambre. Sobre todo al comparar esta alegación con otras inversiones, igualmente importantes pero no tan vitales: basta observar el gasto de Defensa regional, que sólo en 2007 alcanzó los 50 mil millones de dólares.

Un prominente pensador brasileño, Fray Betto, subraya que la naturaleza prevé circuitos para que todas las especies animales tengan asegurada su alimentación.

Sin embargo, a nivel internacional y en diversos países, a pesar del potencial del planeta, de los avances tecnológicos, y de tales circuitos naturales, quienes deciden no han logrado garantizar la alimentación básica para buena parte del género humano. Esta realidad constituye un escándalo ético, cuya persistencia no puede permitirse.