janaolmerttres1.jpg¿Qué piensa Ehud Olmert sobre su situación personal ante las acusaciones de corrupción? ¿Cuál es su visión de la política israelí? ¿Habrá nuevas elecciones en septiembre? ¿Cómo percibe Israel el asunto nuclear iraní? ¿Qué hará frente a la amenaza? ¿Cuál es la estrategia frente a los palestinos en Gaza y Cisjordania? ¿Avanzarán las negociaciones con Siria? ¿Cuál es la intención de Bashar Al Assad? ¿Volverán los soldados secuestrados a Israel?

(Desde Jerusalén) EL PRIMER MINISTRO, EHUD OLMERT, nos recibió el pasado lunes 23 de junio por la mañana en su despacho, en medio de una agitada agenda casi sin respiro, lo cual no le hace perder ni la firmeza ni el buen humor. De fondo, una variedad de temas que debe tratar, tanto en el plano personal y político interno, como en lo regional: las negociaciones con Siria y el conflicto con los palestinos, así como también la amenaza iraní y los soldados israelíes secuestrados en Gaza y Líbano, que no está claro si serán recuperados.

Mientras habla parece a menudo que se le cierran los ojos de cansancio, pero no pierde el hilo ni por un instante. Si bien es consciente de que la situación política en la que se encuentra puede conducir al fin de su carrera política, pone el énfasis en la situación general de Israel.

Pregunta: Usted enfrenta numerosos problemas y desafíos diversos. ¿No se plantea a menudo para qué tuvo que meterse en esto de ser primer ministro?

Ehud Olmert: Ningún primer ministro o presidente que yo conozco –y no son pocos– tiene una vida fácil, ninguno tiene un trabajo sencillo. En un país democrático, en la era moderna, éste es un cargo casi imposible. Uno vive en un constante torbellino de luchas, tanto políticas, como con los medios, que no están para decir qué cosas buenas hace el primer ministro sino para venderse a sí mismos. Hacerlo chocando con el gobierno siempre es más atractivo.

Pero como primer ministro, uno tiene que lidiar con problemas verdaderos. Se secuestra a un soldado, hay una familia cuyo hijo corre peligro, hay terrorismo, hay negociaciones de paz, discrepancias auténticas sobre diferentes problemas, distintos partidos con variados intereses. Y en medio de todo esto, hay una persona: el primer ministro. Y él, siempre está solo.

LA INVESTIGACION POLICIAL

Pregunta: Pero cuando de sus problemas se trata, hay temas como las acusaciones en su contra tienen otra naturaleza…

Ehud Olmert: No son diferentes de lo que pasó en otros gobiernos. Recordemos qué pasó durante todo el gobierno de Ariel Sharon. ¿No los investigaron a él y a sus hijos por sospecha de soborno? ¿Y a Ehud Barak? Desde dos meses después de ser electo primer ministro y hasta cinco años después de terminar sus funciones también hubo investigaciones policiales por sospechas en su contra. Y también con Benjamín Netaniahu, durante su gobierno y después.

Pregunta: ¿Cree que las sospechas en su contra pueden estar relacionadas al hecho que está desplegando una intensa actividad en el plano político regional, negociando al mismo tiempo con los palestinos, con Siria, llegando al arreglo con Hamás sobre el alto el fuego? Quizás no se quiera que usted haga todo esto…

“Tiempo atrás me sentía mucho más identificado con la concepción de mundo de la derecha tradicional en Israel, pero llegué a la conclusión de que ese enfoque es inaplicable”

Ehud Olmert: Puede ser, pero no podría afirmarlo. Sólo sé que hace un mes, en el Canal 2 de la televisión israelí, transmitieron una conversación telefónica grabada de un detective privado con un abogado en Haifa y el detective le decía: Si encuentras una prueba que pueda incriminar a Ehud Olmert, te pago un millón de dólares.

Pregunta: ¿Quién puede estar detrás de algo así? ¿Algún partido político?

Ehud Olmert: No sé, habría que preguntarle al Canal 2…

Pregunta: Los críticos del primer ministro Sharon en la derecha decían que como estaba bajo investigación, llevó adelante el plan de la desconexión de Gaza. ¿Dirán de usted que lleva adelante negociaciones con los sirios que incluye una retirada del Golán por la misma razón?

Ehud Olmert: Es natural que los que se oponen a uno, dirán cosas en contra. Pero recordemos que en noviembre y diciembre de 2003, yo ya dije lo mismo que estoy diciendo desde que resulté electo primer ministro. O sea, que no son cosas que digo hoy porque tengo algún problema, sino que lo dije siempre, porque es en lo que creo. Es verdad que antes pensaba diferente. No lo niego. Cambié mis ideas. Tiempo atrás me sentía mucho más identificado con la concepción de mundo de la derecha tradicional en Israel, pero llegué a la conclusión de que ese enfoque es inaplicable, que es imposible, que hay hallar otro camino, de término medio. Y lo digo, pero no ahora en los últimos tiempos para defenderme supuestamente de las investigaciones, sino hace ya mucho tiempo.

Pregunta: Aunque usted está convencido de su inocencia ¿no cree que los temas que intenta promover, las distintas negociaciones, puedan verse afectadas si se resuelve adelantar las elecciones? ¿Está usted a favor de adelantarlas?

Ehud Olmert: Yo no estoy a favor de adelantar las elecciones, pero si la mayoría de la Knesset (Parlamento) decide adelantarlas, así será.

Pregunta: ¿No teme por ello? ¿No cree que será el fin de su carrera política?

Ehud Olmert: No lo sé. Mi carrera política no es lo más importante. Lo importante es saber qué es bueno para Israel, no para mi carrera. Puede que para mi, mi carrera sea algo importante, pero eso no es lo que debe importarle al Estado de Israel.

Pregunta: ¿Y qué pasa con las internas en Kadima?

Ehud Olmert: Yo anuncié que quiero un proceso de primarias en Kadima y puede que las haya. Pero lo que no está claro es qué haré yo. Todavía no lo he decidido.

LA AMENAZA IRANI

Pregunta: Uno de los grandes desafíos con los que lidia ahora Israel es la amenaza de Irán. Y hace pocos días hubo un entrenamiento de la Fuerza Aérea que afuera se interpretó como un mensaje a Irán…

Ehud Olmert: Todo el que lo vio comprendió que había un entrenamiento. No es que se intentó confundir a alguien.

“Israel puede ser un elemento que participe en los esfuerzos por impedir que Irán tenga poderío atómico, pero no puede ir al frente”

Pregunta: ¿Para qué volaron 1500 kilómetros?

Ehud Olmert: No me fijé a qué distancia volaron…

Pregunta: ¿Cuál era el mensaje?

Ehud Olmert: Era parte del entrenamiento de rutina de las Fuerzas de Defensa de Israel en el marco de sus preparativos regulares necesarios para estar listos frente para cualquier escenario posible.

Pregunta: ¿Existe una opción militar contra Irán?

Ehud Olmert: Creo que lo central es que se comprenda que Israel no puede bajo ningún concepto aceptar que un país que llama a su destrucción tenga armas nucleares. Eso es todo. Qué es exactamente lo que se puede hacer y cómo… hay que ver. Creemos ante todo que esto es un problema de Estados Unidos, de Rusia, Francia, China, Gran Bretaña, Japón, Alemania, Italia… hay muchos países en el mundo para los que un Irán con poder atómico es una verdadera amenaza. Creo que esos países deben hacer todo lo posible para impedir que Irán tenga armas nucleares. Yo personalmente considero que Israel puede ser un elemento que participe en los esfuerzos por impedir que Irán tenga poderío atómico, pero no puede ir al frente. Estudiamos todas las formas posibles de convencer a la comunidad internacional de que hay que actuar en este tema con toda la fuerza necesaria. Espero que tengamos éxito. Si Irán resuelve que no enriquece uranio y permite que elementos internacionales inspeccionen en forma real qué es lo que están haciendo, ese será un paso muy importante.

Pregunta: ¿No podría hacerse lo mismo que con Siria, es decir que se ataque algún punto alejado del territorio iraní y mientras sentarse a hablar de paz?

Ehud Olmert: No sé de qué ataque en Siria me habla…

“¿Mi cáncer? Está ahora descansando. Me dijo: «Termina primero todos los problemas políticos y luego hablamos»

Pregunta: Del ataque a una supuesta instalación nuclear, en setiembre del año pasado….

Ehud Olmert: Sólo sé lo que leo en la prensa extranjera…

Pregunta: ¿No puede pasar con Irán lo mismo que pasó con Siria?

Ehud Olmert: Los países no reaccionan de la misma forma y por lo tanto no me apresuraría a sacar conclusiones contundentes. De todos modos, ésta es una buena oportunidad para decir que estamos muy satisfechos de poder negociar con Siria.

UNA PAUSA PARA COMENTAR….

Pregunta: Antes de seguir adelante con todos estos temas de actualidad, no puedo no hacerle una pregunta, casi entre paréntesis. Usted se ve agotado, se le cierran los ojos, pero no pierde la capacidad de análisis y su concentración en las preguntas ni por un momento. ¿Cómo hace? ¿De dónde saca las fuerzas?

Ehud Olmert: No estoy cansado. Dormí bien, me levanté bien, ya hice hoy muchas cosas. Tuve una larga reunión con la dirección de la Agencia Judía, estuve ya reunido con mi equipo, tuve llamadas telefónicas, ahora estoy aquí en esta entrevista, luego voy a la Kneset y pronunciaré un discurso en la sesión especial en honor del presidente de Francia Nicolas Sarkozy, ayer estuve de noche con él y con Carla Bruni y lo pasamos muy bien. También tuvimos una conversación sobre temas políticos, muy importante. Soy una persona joven, estoy sano, fuerte. No hay ningún problema.

Pregunta: Ya que lo menciona ¿cómo está su salud después del anuncio que formuló hace algunos meses?

Ehud Olmert: ¿Por mi cáncer? Está ahora descansando. Me dijo: Termina primero todos los problemas políticos y luego hablamos.

Pregunta: No tiene tiempo para él…

Ehud Olmert: Así es.

¿ENCUENTRO CON BASHAR AL ASSAD?

Pregunta: Mencionó a Sarkozy y parece que él quiere que usted se encuentre con el presidente sirio Bashar Al Assad en París. Los invitó a ambos a la Conferencia de los países del Mediterráneo para el 13 de julio. ¿Puede pasar algo?

Ehud Olmert: Debo estar en París el 13 de julio… aunque confieso que pensar ahora en esa fecha es como hablar del siglo próximo. El presidente Sarkozy convocó a una conferencia de la Unión de Países del Mediterráneo. Es un tema muy bueno que yo apoyo. También estará Assad. Puede que se produzca un encuentro y puede que no. Ese no es el objetivo para el que voy. No es lo más importante. Lo importante es negociar la paz. Si Assad quiere encontrarse, podemos considerarlo, pero no es algo por lo que viajaré o dejaré de viajar. No es el tema central.

Pregunta: ¿Cree que se reunirá en algún momento con Assad como primer ministro de Israel?

Ehud Olmert: Espero que si negociamos y logramos un acuerdo de paz, también haya encuentros personales. No se puede hacer la paz, sin encontrarse personalmente.

Pregunta: ¿Considera que hay cambios en la posición siria?

“Si Siria apoya a Irán, está apoyando la posibilidad de terrorismo contra Israel. Si Siria no se involucra en el terrorismo, será un gran paso adelante”

Ehud Olmert: El hecho de que estén dispuestos a anunciar que hay negociaciones entre Israel y Siria, ya es algo. Fueron ellos quienes insistieron que lo digamos públicamente a la comunidad internacional, que estamos negociando. En el pasado no querían decirlo y ahora sí. Eso ya es algo significativo. Cuán significativo, lo veremos en el futuro.

Pregunta: ¿Sobre qué base puede haber paz con Siria?

Ehud Olmert: Sobre la base de un mutuo acuerdo.

Pregunta: ¿Pero Israel está dispuesto, por ejemplo, a ceder en el tema de las relaciones entre Siria e Irán?

Ehud Olmert: En la práctica ¿le parece que Siria hará la paz con Israel, que habrá fronteras abiertas, embajada siria en Jerusalén y embajada israelí en Damasco, relaciones económicas, relaciones comerciales, vuelos y todo eso, mientras de fondo la situación con Irán permanece como ahora?

Pregunta: ¿Pero es una condición israelí que Siria rompa con Irán?

Ehud Olmert: Siria no podrá vivir en paz con Israel y también apoyar a quienes perpetran atentados terroristas en Israel. Irán hace terrorismo en Israel. Si Siria apoya a Irán, está apoyando de hecho la posibilidad de terrorismo contra Israel. Si Siria no se involucra en el terrorismo, será un gran paso adelante.

Pregunta: Dijo que no hay paz sin el contacto personal. Quizás una buena forma de verificar si Siria quiere realmente la paz con Israel o, como dicen algunos analistas, sólo llegar a Estados Unidos a través de Israel pueda ser invitar al presidente Assad a venir personalmente a Jerusalén. ¿Consideraría esa opción?

Ehud Olmert: No debo decir en voz alta todo lo que pienso. No digo que la paz depende de los encuentros personales. La relación personal puede ayudar, aunque no es una condición. Sin duda creo en el contacto personal como algo que ayuda a desarrollar los vínculos que uno quiere construir. Pero sobre el tema de invitar públicamente a Assad a venir a Israel, le diría que esas cosas hay que cocinarlas antes. Y si lo invito públicamente y él no está maduro para ello, entonces lo coloco en una situación incómoda y en lugar de aportar a la situación, hago un daño. Hay que estudiar las cosas con mucho criterio.

Pregunta: ¿Pero usted cree que lo que le interesa es la paz con Israel o un acercamiento a Washington?

Ehud Olmert: Supongamos que como desea llegar a Estados Unidos, tiene interés en la normalización con Israel. ¿Es algo malo? No podría decir cuáles son los motivos, pero el hecho es que se sienta con nosotros –aunque no directamente, sino a través de Turquía– y habla de paz. También eso es algo.

EL COMPLEJO MOSAICO PALESTINO

Pregunta: ¿No cree que si Israel negocia con Hamás eso puede ayudar a promover la normalización de las relaciones entre Israel y los palestinos?

Ehud Olmert: No. Todo intento de entablar un contacto israelí con Hamas, llevará al fin del presidente Abu Mazen. Quien menos interés tienen en ese tipo de contacto, son precisamente aquellos palestinos con los que negociamos la paz en forma seria: Abu Mazen, Abu Ala, y todos los elementos más moderados. Si nosotros entablamos contacto con Hamas, en el mundo árabe dirán que Israel demuestra que prefiere a los extremistas .Eso destruirá a los moderados. No veo motivo alguno para hacerlo, no hay justificación y no veo el provecho que ello puede traer.

Pregunta: Pero aunque no se negocie con Hamas y a pesar de que usted y el presidente Abbas transmiten una química especial y usted ha dicho repetidamente que entablaron una buena relación, en el terreno la Autoridad Palestina tiene la sensación de que Israel no actúa de modo que realmente se vea fortalecido Abu Mazen. Las negociaciones, dicen, no avanzan de forma que él pueda presentar algo al pueblo y salir fortalecido. ¿Qué está pasando en las negociaciones?

“Creo que es posible llegar a los entendimientos planteados en la conferencia de Annapolis porque cada lado sabe exactamente qué quiere el otro y cuál es su margen de maniobra”

Ehud Olmert: Hay negociaciones serias. Decir que ya hemos llegado a acuerdos y entendimientos en todos los puntos, no se puede. Se está luchando hace 80 años. ¿Podía acaso pensarse que en medio año se cerrarían todos los problemas? Pero se ha avanzado en el tema territorial, en el debate del tema de los refugiados, de los arreglos de seguridad. Acordamos de antemano que el tema de Jerusalén será dejado para el final y no será tratado al principio. Les dije: ¿quieren empezar con una explosión? Si empezamos con Jerusalén, todo estallará enseguida. Dejemos el tema complejo, difícil, complicado y delicado para el final y hablemos ahora de los temas que pueden ser resueltos. Si logramos crear una situación en la que podemos llegar a un entendimiento en esos puntos, eso dará un gran empuje al resto del proceso. Y veremos cómo podremos llegar a un entendimiento.

Pregunta: ¿Todavía cree que hasta fin de año, como se plantearon en la conferencia de Annapolis en noviembre de 2007, existe la posibilidad de llegar a un acuerdo?

Ehud Olmert: Creo que si. Espero que así sea.

Pregunta: ¿Y qué es exactamente lo que se piensa lograr? ¿Un comunicado, una declaración de principios general?

Ehud Olmert: No sé. Espero que haya un acuerdo detallado sobre el carácter y las fronteras del Estado palestino que viva al lado de Israel. Espero que sea más que principios generales. Creo que es posible llegar a esos entendimientos porque cada lado sabe exactamente qué quiere el otro y cuál es su margen de maniobra.

Pregunta: ¿Cree que Abu Mazen es la persona apropiada con la que se podrá llegar a un acuerdo?

“Israel tiene relaciones que salen a la luz y otras que no. Pero no quiero entrar en detalles. Tenemos relaciones con muchos países árabes”

Ehud Olmert: No conozco a nadie más apropiado que él.

Pregunta: ¿Podrá implementar lo que sea acordado?

Ehud Olmert: Puede que eso sea puesto a prueba cuando lleguemos al acuerdo. Primero deberá ponerse a prueba la hoja de ruta y veremos.

Pregunta: Y si hay elecciones en Israel en setiembre, octubre de este año ¿eso interferirá en las negociaciones?

Ehud Olmert: Eso no ayudará, pero si hay una decisión democrática del sistema político israelí, eso es lo que sucederá.

EL MUNDO ARABE

Pregunta: ¿Cómo se encuentran las relaciones entre Israel y el mundo árabe? Ha habido un retroceso de los vínculos con Marruecos, Mauritania…

Ehud Olmert: La Ministra de Asuntos Exteriores visitó Qatar hace un mes. Eso no es algo insignificante.

Pregunta: ¿Quiere decir que con Qatar se avanza y con otros, como Marruecos, no?

Ehud Olmert: Digámoslo así: Israel tiene relaciones que salen a la luz y otras que no. Pero no quiero entrar en detalles. Tenemos relaciones con muchos países árabes.

Pregunta: ¿Cómo explica que justo Qatar, que tiene relaciones estrechas con Hamas e Irán, mantiene buenas relaciones con Israel?

Ehud Olmert: Si Qatar está interesado en tener relaciones públicas, abiertas, con Israel ¿qué interés puede tener Israel en no mantener esas relaciones?

UNA CALMA DUDOSA EN GAZA

Pregunta: Un día después que usted declaró que el alto el fuego con Hamas — conocida como tahdia, o calma– es frágil y quizás también breve, el jefe de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, dijo que Hamas no puede ni piensa detener el contrabando de armas entre Gaza y Egipto. ¿Qué cree que sucederá entonces con la tahdia?

Ehud Olmert: En los entendimientos a los que llegamos con Egipto –ya que recalco que no negociamos con Hamas y no tenemos ningún contacto directo con ellos– respecto a qué condiciones deben darse en el terreno para que nosotros no actuemos militarmente, el impedir el contrabando de armas es un elemento central. Si queda claro que siguen contrabandeando, pues entonces violaron el acuerdo y estaremos libres de actuar.

Pregunta: La población en el terreno, en las localidades israelíes aledañas a la frontera con Gaza, sienten que en el mejor de los casos podrán respirar tranquilos unos días, pero parecen no tener dudas de que la calma actual es sólo el silencio previo a la tormenta. ¿También usted lo siente?

Ehud Olmert: No puedo decirlo ahora. Habrá que esperar un mes para saberlo.

Pregunta: No hay muchas esperanzas de que se trate realmente del fin de la violencia ¿verdad?

Ehud Olmert: Esperanzas sí hay. Pero pensar que eso se concretará… no sé, tendremos que ver.

Pregunta: ¿Cree que Egipto tiene la capacidad de detener el contrabando de armas?

Ehud Olmert: En mi opinión, si.

Pregunta: ¿Tiene la voluntad de hacerlo?

Ehud Olmert: Creo que no lo suficiente. Tiene, pero se necesita más.

LOS SECUESTRADOS

Pregunta: ¿Por qué no se introdujo de modo claro el tema de la liberación del soldado secuestrado hace dos años, Gilad Shalit, en todo este arreglo de la tahdia con Hamas?

Ehud Olmert: Sí se introdujo, pero su implementación no es simultánea en forma exacta al comienzo de la actividad en todo el tema de la calma en el terreno.

Pregunta: ¿No le parece que existe el riesgo que todo éste tema de las negociaciones para la liberación de Gilad Shalit se vaya estirando y finalmente Israel no lo reciba a tiempo con vida?

Ehud Olmert: Existe ese riesgo, si, pero espero que no suceda. Haremos todo para que eso no pase.

Pregunta: ¿Y qué pasa con las negociaciones con Hezbolá para recuperar a los soldados Ehud Goldwasser y Eldad Regev que están en su poder desde hace dos años?

Ehud Olmert: Las negociaciones no han sido detenidas ni tampoco terminaron. No son directamente con Hezbolá sino con un enviado especial nombrado por el Secretario General de la ONU.

Pregunta: Hace poco se presentó como inminente un intercambio. ¿Fue un error o surgió algo nuevo que lo demora?

Ehud Olmert: No hay todavía una última propuesta que cierre todo sobre la que el gobierno deba decidir y por lo tanto no puedo convocar al gobierno para tomar una decisión.

Pregunta: ¿Cree que Udi y Eldad están vivos?

Ehud Olmert: No podría decirlo. No lo sé. Sólo sé que deseo con toda mi alma que Udi, Eldad y Gilad regresen a casa sanos y salvos.