golandificildos.jpgEntienda las dificultades que enfrentan Siria e Israel en las negociaciones por los Altos del Golán y sepa por qué la seguridad debe estar garantizada para llegar al éxito. Quién gana y quién pierde en este proceso de paz. El rol de Estados Unidos. Qué papel juega Teherán.

ISRAEL Y SIRIA ACABAN DE CULMINAR en Estambul la cuarta ronda de negociaciones indirectas bajo la égida de Turquía y han decido continuar sus conversaciones para encontrar una solución a sus diferendos. Los partes acordaron continuar durante agosto sus conversaciones a través de responsables del ministerio turco de Relaciones Exteriores que median entre los representantes de ambos países.

“Siria debería apartarse de Irán y abandonar su apoyo actual a Hezbolá en Líbano”

Podría tratarse de un paso positivo para la paz entre Israel y Siria siempre que haya reciprocidad del régimen sirio y proceda al cierre de las oficinas de facciones palestinas radicales establecidas en Damasco. También Siria debería apartarse de Irán y abandonar su apoyo actual a Hezbolá en Líbano. Esta es la agenda primaria que se puede observar por parte de la postura israelí para avanzar en cualquier negociación futura.

POSICIÓN COMÚN CON TEHERÁN

Al mismo tiempo y añadiendo interrogantes no menores en relación al éxito o al fracaso de estas rondas de negociación, en su visita oficial a Irán, el presidente sirio, Bachar al Asad y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, han acordado estrechar la cooperación bilateral en todos los campos, los presidentes suscribieron un comunicado final de siete puntos en el que ambos gobiernos ratifican su posición común respecto de las principales cuestiones regionales. Las partes destacaron la importancia de conseguir la reconciliación nacional en Irak, así como “la necesidad de que las fuerzas estadounidenses de ocupación” se retiren de ese país. En cuanto al dossier nuclear iraní, los presidentes destacaron la necesidad de buscar, a través del diálogo, una solución política, manteniendo el derecho de Irán a alcanzar la tecnología nuclear. En el comunicado, las dos partes expresaron también su firme voluntad sobre la necesidad de convertir a Oriente Medio a una región libre de armas de destrucción masiva, y pidieron el desarme nuclear de Israel.

“El Golán es el punto central en las demandas de Siria para avanzar en cualquier tratado de paz con Israel por los últimos 20 años”

El Golán es el punto central en las demandas de Siria para avanzar en cualquier tratado de paz con Israel por los últimos 20 años. Debe recordarse que el estado de Israel anexó el territorio del Golán en 1981 luego de derrotar el ataque de Siria de junio de 1967 y después de sobreponerse al ataque sorpresa de los ejércitos árabes en octubre de 1973 en la confrontación que se conoce como la guerra de Yom Kippur.

LA INCLINACIÓN A NEGOCIAR DE OLMERT

Esta anexión dio lugar la aplicación de la soberanía israelí sobre los territorios del Golán. Llama la atención por lo tanto, que en el presente y contrariando la legislación penal del propio Estado de Israel según lo normado en el artículo 97 de su Código Penal (Cualquiera que parcele o favorezca la entrega de tierra de Israel a una entidad, estado enemigo o país extranjero, comete el delito de alta traición), el primer ministro Ehud Olmert muestre su inclinación por negociar la entrega del Golán sin antes asegurar que Siria realice las acciones tendientes a la consecución de la paz.

“Exigir a Siria que corte vínculos con Hamas y Hezbolá es como exigir que Estados Unidos corte vínculos con Israel”

Como es de público conocimiento, Damasco es un aliado estratégico de Teherán. El régimen iraní ha manifestado su inequívoco y decidido compromiso de destruir Israel a través de las propias palabras del presidente Ahmadinejad en no pocas oportunidades. Siria es su más estrecho aliado regional, por lo que se debe deducir que acompaña estos postulados. Ambos estados son confesos y jurados enemigos que en reiteradas oportunidades han documentado sus intenciones violentas hacia Israel, intenciones y amenazas que aplican con los criterios jurídicos estándares del derecho internacional para ser considerados bajo la figura del delito de “amenaza y apología de genocidio”. Ambos gobiernos, el sirio y el iraní, también apoyan activamente una variedad de santuarios y grupos terroristas que tienen este mismo objetivo. Siria en particular, mantiene vínculos muy estrechos con Hamás, Hezbolá, Yihad Islámica y el Frente Palestino de Liberación. El pasdarán iraní apoya abiertamente a Hezbolá en Líbano y a grupos insurgentes en Irak. Por tanto, exigir a Siria que corte vínculos con Hamas y Hezbolá es como exigir que Estados Unidos corte vínculos con Israel.

ENTELEQUIA

En cualquier caso, no deja de ser de dudosa comprensión la posición de negociación para la devolución de estos territorios por parte de Ehud Olmert, quien seguramente a cambio del Golán debe esperar lograr la paz definitivamente con Siria. Sin embargo, esta expectativa es casi una entelequia de cara a una realidad cada vez más hostil y crítica hacia su propio país y sus ciudadanos.

“Siria arriesgaría muy poco en los aportes de ambas partes para la paz, casi nada, contrario sensu, los riesgos de Israel podrían ser considerables”

Si el presidente sirio Bashar Al Assad está dispuesto a trabajar por la paz con Olmert es de suponer que Assad estará de acuerdo, entre otras cosas, en acabar con Hezbolá en Líbano. También deberá cerrar las oficinas de las varias organizaciones palestinas que operan y están establecidas en su país y ello sería muy buena señal del gobierno sirio en su camino a reinsertarse en la comunidad internacional. Sin embargo, Siria arriesgaría muy poco en los aportes de ambas partes para la paz, casi nada, contrario sensu, los riesgos de Israel podrían ser considerables.

En esencia, el control israelí de las Alturas del Golán representa una condición sine qua non del éxito en la disuasión contra un ataque coordinado de sus enemigos árabes hacia el corazón mismo del Estado de Israel. Antes de 1967, Siria bombardeaba regularmente los kibutz israelíes a lo largo de la zona norte del río Jordán y el Mar de Galilea. Hoy en día, un análisis estratégico muy elemental y primario indica que una retirada israelí del Golán podría dejar la región septentrional de Israel abierta a un amplio frente sirio-iraní. La historia registra que muchos de los ataques y agresiones a Israel al oeste del Jordán se han ejecutado desde o a través del Golán.

¿HABRÁ UNA VERDADERA DESMILITARIZACIÓN?

Un acuerdo de paz honesto entre Israel y Siria demandará la desmilitarización del Golán. Pero ¿habrá una verdadera desmilitarización siria del Golán cuando el gobierno del presidente Assad depende imperiosamente de la inyección de los petrodólares iraníes para oxigenar su deteriorada economía actual?

“No estoy seguro que las cosas hayan cambiado mucho en la mentalidad de los enemigos de Israel en los últimos 41 años”

En relación a la seguridad de sus ciudadanos y en materia de su inteligencia vital, Israel nunca debería convertirse en dependiente de terceros (entiéndase Estados Unidos). Incluso una desmilitarización del Golán ante el ofrecimiento de sistemas antimisiles estadounidenses de alerta temprana podría resultar insuficiente para su propia seguridad. Aquí es prudente señalar que con posterioridad a la guerra de junio de 1967, el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos entregó al gobierno israelí de ese momento un informe militar “de alta sensibilidad” al que denominó de “Asesoramiento permanente a Israel en materia de los Altos del Golán”, allí se describían los peligros y las vulnerabilidades del Estado israelí si perdiera ese estratégico territorio.

Para ser honesto y más allá del avance tecnológico en los sistemas defensivos de armamento moderno que se pueda disponer hoy: no estoy seguro que las cosas hayan cambiado mucho en la mentalidad de los enemigos de Israel en los últimos 41 años como para que el primer ministro Ehud Olmert desatienda esa recomendación en el presente.

DISCURSOS BELIGERANTES

Es cierto que la frontera de Israel con Siria ha sido más tranquila en los últimos años que sus fronteras con Egipto y Jordania, estados con los que Israel oficialmente ha firmado “acuerdos de paz”. No menos cierto es, que Damasco ha exigido con discurso beligerante por todos estos años que Israel debe retirarse a las líneas previas a 1967. Siria dispone de sistemas de misiles rusos, chinos e iraníes con los que podría alcanzar fácilmente casi todo el territorio israelí, esta capacidad se vería ampliada si dispone de las estratégicas Altura del Golán, nadie puede asegurar que ante el inicio de hostilidades esos misiles no vayan a transportar ojivas con sistemas de destrucción masiva.

“El peor escollo que deberá superar Siria para recuperar el Golán es su predisposición histórica a la violencia y su alianza estratégica con el gobierno iraní”

Es positivo que Israel y Siria entablen negociaciones serias y que Olmert y Assad muestren su voluntad de paz en la región, pero la reciprocidad en la seguridad de los estados involucrados tanto en el controversial como en los acuerdos de paz a los que se pueda arribar en Oriente medio deben estar garantizados honorablemente por las partes. En rigor de verdad, no evalúo que en este momento los intereses estratégicos y los planes políticos de los gobiernos involucrados vayan en consonancia con sus manifestaciones de hallar vías diplomáticas sinceramente para la consecusion de una paz sólida.

El peor escollo que deberá superar Siria para recuperar el Golán es su predisposición histórica a la violencia y su alianza estratégica con el gobierno iraní, alianza que esta socavando al régimen de Damasco y de la que deberá tomar distancia con sabiduría para preservarse ante el eventual curso de colisión que se aprecia en el expediente nuclear iraní.

DESEABLE, PERO DIFÍCIL

Concluyendo, diría que es deseable que Israel reintegre a Siria la soberanía sobre el Golan de forma definitiva, pues con ello se habrá resuelto un motivo de crispación regional. Pero, en las circunstancias actuales, cualquier abandono israelí del Golán sólo aumentara la capacidad de un nuevo frente al pasdarán iraní. Cualquier entrega actual de las Alturas del Golán también ampliará la perspectiva de la guerra en el frente libanés a través de Hezbolá y desde luego fortalecerá la influencia de las facciones palestinas que aún están basadas firmemente en Damasco robusteciendo el frente islamista de Hamas en Gaza.

Puede que Damasco considere seriamente avanzar sobre un honesto y verdadero acuerdo de paz con Israel, pero no será fácil la consecución de tal empresa para el presidente Assad si su gobierno continúa asociado al régimen iraní. Menos aún luego de su visita última a Teherán donde solidificó su posición con el presidente Ahmadinejad.

“Israel no tiene nada por ganar en este proceso de paz, menos aún lo tendrá entregando tierras a cambio de nada”

Israel no debería esperar que Estados Unidos defienda sus intereses y su seguridad nacional. Ambos países deben permanecer unidos contra cualquier enemigo de la paz y la democracia en Oriente Medio. Pero la seguridad estratégica de Israel estará ligada a su propia capacidad para neutralizar los santuarios radicales e islamistas que le rodean y no sería extraño que en el futuro deba realizar sólo el trabajo de su propia defensa.

En septiembre del año pasado, Olmert actuó con sabiduría y eficacia, anticipándose y neutralizando los primeros avances nucleares de Siria. Aunque haya adelantado a la prensa su renuncia para septiembre próximo, Olmert no debería dejar de lado ahora esa sabiduría. Israel no tiene nada por ganar en este proceso de paz, menos aún lo tendrá entregando tierras a cambio de nada.