quimper.jpgLos sobornos realizados para que la estatal Perú-Petro conceda a la empresa noruega Discover Petroleum cinco bloques de explotación petrolera en zonas preferentes de la costa peruana han generado la renuncia de todo el gabinete de ministros de Alan García. El escándolo del “Petrogate” demuestra que la corrupción sigue siendo un escollo fundamental para la democracia en América Latina, dice la autora.

(Desde Madrid) LA CORRUPCIÓN ES UNA FORMA de traición a la patria. No hay nada que descorazone más que ver que desde aquí se descubren hechos dolorosos y dramáticos. Que sean sancionados todos los corruptos, todos los débiles y los traidores. Ésas fueron las primeras palabras del presidente peruano, Alan García, tras conocerse el primer gran escándalo de corrupción llevado a cabo durante su actual mandato. Un tema muy sensible en Perú, país que teme revivir los tenebrosos casos de corrupción que implicaron al primer gobierno de García (1985-1990) y que desvirtuaron una democracia incipiente.

El escándalo actual, destapado por los medios de comunicación, ha motivado la renuncia de todo el gabinete de ministros de García, empezando por su estelar presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo. También ha renunciado el presidente de Petro-Perú, César Gutiérrez. Hay un funcionario preso y un implicado prófugo de la justicia.

LAS GRABACIONES DE LA CORRUPCIÓN

Bastan tres o cuatro de estos felones, de estos fariseos, para destruir una construcción que avanza.“León llega a asegurar que ha recibido alrededor de 100.000 dólares por el caso y Quimper le da consejos para evadir impuestos” Todo eso que es crecimiento tiene que verse destruido por dos felones que se reparten un botín. El que deja hacer también comete el mismo delito. Son también expresiones de García en torno al escándalo que atraviesa su gobierno.

El caso comenzó el domingo 5 de octubre cuando la prensa peruana difundió grabaciones en las que dos militantes del gobernante Partido Aprista Peruano (PAP), Rómulo León y Alberto Quimper, hablan sobre los pagos realizados para que la estatal Perú-Petro conceda a la empresa noruega Discover Petroleum cinco bloques de explotación petrolera en zonas preferentes de la costa peruana. La empresa obtuvo la concesión en septiembre pasado. La opinión pública peruana está conmocionada. Hasta hace unos días nadie con un mediano entendimiento de los temas energéticos se explicaba cómo la desconocida Discover Petroleum había logrado la citada concesión, ha publicado el diario El País.

“A los dos días de conocerse la primera de las grabaciones se decretó la detención de ambos implicados. Ambos han sido expulsados del PAP” Las conversaciones telefónicas entre Quimper, miembro del directorio de Perú-Petro, empresa estatal encargada de promover las inversiones en hidrocarburos, y León, representante de la petrolera, no dejan lugar a dudas: hubo sobornos. León llega a asegurar que ha recibido alrededor de 100.000 dólares por el caso y Quimper le da consejos para evadir impuestos. En otra de las conversaciones difundidas León y Quimper se felicitan por haber concretado la operación, a la que uno de ellos llama faetón, al más puro estilo de la mafia, y acuerdan pedir aumento de honorarios a la empresa noruega por el éxito de su labor. León fue ministro de Pesquería durante el primer Gobierno de García y Quimper fue abogado tributario del presidente peruano.

A los dos días de conocerse la primera de las grabaciones se decretó la detención de ambos implicados. El primero ha puesto pies en polvorosa y figura como prófugo de la Justicia. El segundo fue internado en un hospital por una bajada de tensión tras conocerse el escándalo; tras la comprobación de que su mal no era grave, fue detenido. Ambos han sido expulsados del PAP.

LAS RENUNCIAS

El escándalo efectivamente ha conmocionado a Perú. El ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia, no tuvo otro remedio que poner su cargo a disposición del Jefe del Estado. “Del Castillo es mencionado en las grabaciones por los implicados en la trama, que dejan entrever que estaba al tanto de la corruptela” El ex ministro nombró a Quimper como miembro del directorio de Perú-Petro en representación del ministerio.

La oposición planteó una moción de censura contra el gabinete ministerial que tenía toda la pinta de prosperar. Para evitar el papelón, el gabinete en pleno puso sus cargos a disposición de García, quien no tardó en aceptar las renuncias. Sólo tres de los ministros han sido ratificados. El mayor derrotado es Jorge del Castillo, quien llegó a ser considerado delfín de García para postular a la presidencia en las próximas elecciones generales (2011).

Del Castillo es mencionado en varias de las grabaciones por los implicados en la trama, que ya ha sido bautizada como Petrogate, que dejan entrever que el saliente premier estaba al tanto de la corruptela.

Por supuesto Del Castillo ha negado rotundamente su participación en la trama pero ha tenido que admitir que tanto él como el propio Alan García se reunieron con el empresario dominicano Fortunato Canáan, otro representante de Discover Petroleum, al que también comprometen las grabaciones. Canáan, “García ha tenido reflejos rápidos y contundentes. Además de haber aceptado la remoción de su consejo de ministros ha calificado a los corruptos como ratas” por cierto, abastece de equipos médicos a hospitales de República Dominicana y de España. El caso puede llegar a ser monumental y trascender las fronteras peruanas.

Por su parte César Gutiérrez ha renunciado a la presidencia de Petro-Perú, entidad involucrada.

El titular de la Segunda Fiscalía Anticorrupción, Óscar Zevallos, va a citar a declarar asimismo al abogado de Discover Petroleum en Perú, Ernesto Arias, al actual presidente del directorio de Perú-Petro, Daniel Saba, así como al ex ministro Valdivia y a Gutiérrez. Cada vez, asimismo, son más las voces que piden que también se cite a declarar a Del Castillo, entre otros altos cargos.

LOS RÁPIDOS REFLEJOS DE GARCÍA

“Los medios de comunicación continúan siendo eje en la denuncia de actos de corrupción a pesar de las presiones de las que son objeto” Alan García ha tenido reflejos rápidos y contundentes. Además de haber aceptado la remoción de su consejo de ministros ha calificado a los corruptos como ratas y ha apoyado que todos los implicados sean encarcelados.

También ha pedido ayuda a todos los partidos y al Congreso para que arranquemos de raíz la podredumbre que hace dudar a nuestro pueblo. Por último ha asegurado que se hará lo que se tiene que hacer: Que caigan todas las cabezas necesarias para que el Perú pueda marchar.

Este escándalo, llegue al punto que llegue, lo cierto es que demuestra una vez más que la corrupción sigue siendo uno de los escollos fundamentales para la democracia en América Latina. Y que los medios de comunicación continúan siendo eje en la denuncia y en la vigilancia de actos de corrupción a pesar de las trabas y las presiones de las que son objeto.