gaza.jpg…Plomo Sólido en Gaza. Y por fin, la derrota de la guerra. Los niños dormidos de Gaza que no volverán a matar. El destino del milenario pueblo que lucha con Dios: un Estado, Israel, que lucha por la paz. Y por fin, la paz. Ni un euro, ni un dólar, ni un asesino más. La paz…

(Desde Madrid) AMORTAJADOS Y TUMBADOS uno al lado de otro, los niños palestinos parecen dormidos. No pueden estar muertos. No pueden estar muertos sin haber tenido ni tan siquiera tiempo de estar vivos. La paz duerme en sus rostros, limpios y redondos, llenos de una esperanza a la que ya no se puede volver a matar.

La única solución para el conflicto palestino israelí y de Oriente Medio es la paz. Israel ha convertido su milenario derecho a existir en un estado de guerra contra potencias, cohetes y niños. “La historia, olvidada por los progresistas de postín, vive y se lamenta en las tumbas de Oriente Medio” El fin de este periodo violento llevado hasta sus últimas consecuencias, el infanticidio, ha llegado.

Por voluntad propia de los contendientes o porque el primer mandamiento de la ley divina es la paz, el gobierno israelí y los terroristas acaban de escribir la cruel y sangrienta rúbrica a la guerra de los 90 años que comenzó con la Declaración Balfour en 1917 y que ha concluido con la derrota moral, ni militar ni política, de un estado israelí agresivo y no sometido a leyes internacionales. En Gaza se ha firmado el final del odio y el rencor. De Gaza nacerá un nuevo Israel, una nueva vecindad, un nuevo Oriente Medio.

LA HISTORIA

Pero la historia del conflicto de Palestina no ha sido un mero invento israelí. La historia, “La justa y sorprendente victoria del pueblo israelí. La ocupación de los territorios palestinos, el fin de la ONU en 1948. El triunfo de la línea dura” olvidada por los progresistas de postín, desconocida por muchos manifestantes de fin de semana, vive y se lamenta en las tumbas de Oriente Medio. El pánico a los pogromos europeos, Theodor Herzl, el hogar judío, el Estado protector frente al antisemita ruso y francés.

La primera alyah (marcha) de 70.000 judíos huyendo de Europa desde 1881 a 1903. Las cuatro alyah posteriores, la hostilidad árabe contra lo que consideraban una invasión. Disputa maldita, étnica y territorial, desde su origen. Los intentos y fracasos del mandato británico en Palestina después de la primera guerra mundial. El espanto del holocausto nazi; el terrorismo contra las potencias y los atentados contra vecinos. El dolor. La solidaridad y el nuevo orden internacional de 1945.

“El temor y la doctrina Ben-Gurión: alejar las fronteras para defenderse lejos del hogar” Y después el principio del fin: del gran proyecto judío de resistencia y seguridad; del proyecto mundial de un Oriente Medio vertebrado; de la utopía de la paz. La guerra de 1947. El conflicto colonial, la partición en dos Estados, la guerra de descolonización. Israel atacado por todos los países árabes, la defensa, la victoria pocas semanas después. La justa y sorprendente victoria del pueblo israelí. La ocupación de los territorios palestinos, el fin de la primera resolución, de cualquier resolución, el fin de la ONU en 1948. El triunfo de la línea dura.

CORRE LA SANGRE, MUERE LA ESPERANZA

Y después la guerra fría y la OLP en 1964. La ayuda norteamericana que se vuelve alianza. “La teoría realista en el desierto: la seguridad completa de un Estado es la inseguridad completa del resto” Alianza inquebrantable frente a los estados árabes que se arman. Huyen las potencias europeas, se alejan de Suez. Llegan los soviéticos a Damasco y El Cairo. El teatro de operaciones en la tierra santa; el Este y el Oeste. El temor y la doctrina Ben-Gurión: alejar las fronteras para defenderse lejos del hogar. Los Altos del Golán, Cisjordania, el Sinaí, 40 años de éxodo antes y después de Cristo en busca de la tierra prometida. La victoria en seis días, la admiración mundial.

Y de nuevo el terror. El terrorismo de Al Fatah. Septiembre Negro, los fedayines, las víctimas civiles, los niños dormidos. Yaser Arafat, con las gafas oscuras de la falsedad. Moshé Dayan, un ojo para dirigir la guerra, un parche para cegar la paz. Tiempo de héroes, vuelan los halcones, el odio casa por casa. La guerra sucia en Palestina. Petróleo y distensión en un mundo en crisis. Kissinger bajando del avión. La teoría realista en el desierto: la seguridad completa de un Estado es la inseguridad completa del resto. Egipto y Siria atacan Israel. El Yom Kipur. “En medio de las batallas, dicen algunos profetas, una vez existió Rabin. Isaac Rabin que estás en los cielos”

Y después del 73 el polvoriento camino de los acuerdos. El único acierto de Carter: Camp David. La muerte de Sadat. Larga vida y poder para los fundamentalistas radicales, para los asesinos de la paz: Asad, Sadam Husein, Jomeini, Yasin. La franja Sur del Líbano, los guetos, los controles que abren las puertas del caos. Y vuelven con otros nombres las antiguas bombas del Golán, estallan los cohetes katiushka de Hizbullá, corren los niños judíos y árabes; los Scud del Golfo, las máscaras de gas, corren los niños; los Qassam de Hamás. Racimos de plomo y muerte. Intifada. Lanzan piedras de guerra los niños. Corre la sangre, muere la esperanza.

UNA VEZ EXISTIÓ RABIN

En medio de las batallas, dicen algunos profetas, una vez existió Rabin. Isaac Rabin que estás en los cielos. Oslo. La palabra cuadrada y redonda de Oslo y el proceso de paz. Pero los halcones vuelan y matan antes de firmar. Arafat en la sede de Naciones Unidas, Samir en la Conferencia de Madrid, Sharon en la Explanada de las Mezquitas, con la pistola y el olivo, con el helicóptero y la paloma.

Y de nuevo la Intifada, la hoja de ruta, el siguiente fracaso, el terrorista suicida como modelo de vida y muerte. Más dinero, más armas para la guerra. Las Torres Gemelas, la derrota de Irak. No hemos sido nosotros. Emerge Irán, el holocausto nuclear. Diplomacia, negociación, Obama, Madoff: el espectro de la debilidad. Plomo Sólido en Gaza. Y por fin, la derrota de la guerra. Los niños dormidos de Gaza que no volverán a matar. El destino del milenario pueblo que lucha con Dios: un Estado, Israel, que lucha por la paz. Y por fin, la paz. Ni un euro, ni un dólar, ni un asesino más. La paz.