diarios.jpgEl derrumbe económico golpea a los periódicos impresos. La ciudadanía desconfía de los diarios. Los menores de 35 años prácticamente no leen medios impresos. Los diarios online, blogs y periodismo ciudadano se imponen, pero su rentabilidad es por lo general muy escasa. ¿Cuál es entonces el futuro de los diarios?

(Desde Madrid) LA DEPRESIÓN ECONÓMICA ha impactado gravemente en la prensa. La caída en los ingresos por publicidad es la primera causa de esta crisis que amenaza convertirse en terminal. Por término medio, los diarios norteamericanos han perdido más del cuarenta por ciento de su valor en sólo tres años, según el experto Alan Mutter. En lo que va de siglo, muchos diarios se han depreciado en la mitad de su valor, si no más, “La satisfacción ciudadana con los medios informativos ha pasado del 85 por ciento en 1973 a 59 por ciento en 2002” según estimaciones de los propios editores. No es raro que en menos de veinte años se hayan destruido la cuarta parte de los empleos periodísticos que existían en 1990.

Pero la crisis económica no es la única razón de la amenaza. Ni siquiera la más decisiva.

Algunos críticos creen que la pérdida de influencia de los periódicos se debe a su falta de credibilidad. Este declive viene arrastrándose desde hace mucho tiempo –décadas, según algunos estudios–, pero se ha visto agudizado en los últimos años.

INSATISFACCIÓN CIUDADANA

El clásico Pew Research Center asegura que la satisfacción ciudadana con los medios informativos ha pasado del 85 por ciento en 1973 a 59 por ciento en 2002. “Muchos periódicos se dejaron llevar por las soflamas proyectadas desde la FOX, la cadena de televisión de Murdoch, convertida en la televisión de cámara de la Casa Blanca” El derrumbamiento se ha acelerado desde 1991, justamente cuando se enterró definitivamente la Guerra Fría.

En Estados Unidos, los diarios norteamericanos tienen poco de qué presumir. Incluso los más prestigiosos se han visto arrastrados por la propaganda que la administración Bush consiguió implantar en el sistema nervioso de la comunicación ciudadana. Después del 11 de septiembre, la fiebre patriótica que se apoderó del país y una política de destrucción de los derechos humanos y de los fundamentos del Estado de derecho encontraron escasos obstáculos en los medios. Y cuando algunos de ellos empezaron a reaccionar, ya se antojaba demasiado tarde.

Muchos periódicos se dejaron llevar por las soflamas proyectadas desde la FOX, la cadena de televisión de Murdoch, convertida en la televisión de cámara de la Casa Blanca. Incluso el New York Times, poco sospechoso de connivencia con la administración Bush, se contagió sin embargo de un clima irracional que avaló la negligencia y toleró los abusos, en nombre de la seguridad nacional. El caso Miller –una intoxicación convertida en falsa información sobre el supuesto arsenal de destrucción masiva de Saddam Hussein– se ha convertido en unas de las páginas negras de la historia del diario neoyorquino.

BAJA RENTABILIDAD DE LO DIGITAL

La reacción contra esta derrota de la información veraz fue precisamente lo que alumbró el nacimiento de uno de los blogs liberales más influyentes del momento, el Huffington Post. “Si bien es cierto que todos los grandes diarios cuentan ya con ediciones digitales potentes, su estructura de negocio es poco solvente” Su fundadora, Arianna Huftington, litigó duramente contra el Times. Algunos van más allá y creen que puso las bases de un nuevo periodismo. Luego siguieron otros blogs de similar factura y semejante empeño: la refundación del oficio de informar, en un mundo distinto.

Esta es precisamente la tercera gran causa que explicaría la incierta permanencia de los periódicos en la UVI (Unidad de Vigilancia Intensiva): el desafío de la tecnología digital. Los diarios convencionales no parecen preparados para dar una respuesta que les asegure la supervivencia.

Si bien es cierto que todos los grandes diarios cuentan ya con ediciones digitales potentes, su estructura de negocio es poco solvente. Las empresas periodísticas confiaron hace unos pocos años en que sus hijos de papel pudieran superar su debilidad a base de las transfusiones de sus hermanos digitales. Pero el remedio no se ha demostrado efectivo, hasta la fecha. Hace unas semanas, el Financial Times aseguraba que un abonado de un periódico generaba 1.000 dólares de publicidad anual, mientras un visitante de una página web no llegaba a 6.

LOS JÓVENES NO LEEN PAPEL

“Los diarios, aguzados por el instinto de supervivencia, han terminado albergando blogs” Las cifras de recientes estudios sobre los lectores de prensa en Estados Unidos hacen temer lo peor. Los jóvenes han dado la espalda a los periódicos. De los ciudadanos entre 18 y 35 años, no llegan al veinte por ciento los que dicen que le echan siquiera una ojeada al periódico. La edad media del lector de diarios es de 55 años. Las perspectivas son aún más sombrías. Un estudio de la Carnegie Corporation indica que, escasamente, uno de cada diez norteamericanos menores de 35 años acudirá en el futuro a los diarios para enterarse de las noticias.

“Magnates como Buffet o Gates no se dejarán seducir fácilmente por la idea de liderar un histórico rescate de los diarios” Uno de los fenómenos que más irritación produce al establishment periodístico es la proliferación de los blogs y su incidencia sobre la calidad de los productos informativos. El editor ejecutivo del NYT, Bill Keller, asimiló algunos de estos blogs francotiradores a sanguijuelas intelectuales: Viven del trabajo concienzudo y paciente de los medios convencionales, dijo en una polémica conferencia hace unos meses. No le falta razón, pero los diarios, aguzados por el instinto de supervivencia, han terminado albergando blogs. Profesionales que mantienen cierta desconfianza ante la fiabilidad del este nuevo periodismo admiten que la comunidad bloggera ha sabido crear mecanismos de control y revisión para evitar el descrédito.

DIARIOS NON PROFIT

Los más optimistas creen que este clima de depresión pasará y que los periódicos renacerán, aunque admitan que tendrán que seguir profundizando en sus adaptaciones a los nuevos tiempos y a los nuevos gustos. “La crisis económica ha revalorizado la necesidad de un gobierno, pero ha puesto en evidencia a los diarios” Pero la nómina de optimistas se reduce a medida que pasan las semanas, aumentan los números rojos y bajan los precios de mercado de los diarios. Por eso, se empiezan a escuchar otras ideas.

Steve Coll, un prestigioso reportero del Washington Post, ahora en otros cometidos profesionales e intelectuales, ha hecho una atrevida propuesta para salvar los diarios: convertirlos en entidades non profit; es decir, sin ánimo de lucro. La apuesta de Coll ha generado un interesante debate en el New Yorker, otros de los medios de referencia de la intelligentsia neoyorquina. Coll reconoce, no obstante, que no está el horno para bollos, y que magnates como Buffet o Gates no se dejarán seducir fácilmente por la idea de liderar un histórico rescate de los diarios.

¿UN GOBIERNO SIN DIARIOS, O DIARIOS SIN GOBIERNO?

Sea viable o no, se agradece el esfuerzo de Coll por dar altura a un debate que no debe reducirse a los cálculos económicos. Jefferson, que fue político y editor de un diario, dijo que si le dieran a elegir entre un país con gobierno y sin periódicos y un país con periódicos pero sin gobierno, se quedarían con lo último.

La crisis económica ha operado en un sentido inverso: ha revalorizado la necesidad de un gobierno, pero ha puesto en evidencia a los diarios. Habrá que preguntar a Obama si tiene alguna idea para revivir el espíritu defendido por Jefferson.