chaveznoseva.jpg¿Cómo se explica que en una década de gobierno, el presidente Hugo Chávez haya convocado a quince elecciones con observadores internacionales incluso, saliendo vencedor en catorce de éstas? 

(Desde Buenos Aires) DEMOCRACIA Y PARTICIPACIÓN, eran términos utilizados por los sectores más retrógrados de las distintas sociedades latinoamericanas –adalides de las liberales economías de mercado– para justificar sus políticas de privilegios que –invariablemente- eran sostenidas bajo mandatos de represión; a costa de necesarias conquistas sociales, de las que las mayorías de estos países no tenían acceso.

“La mayoría de los gobiernos latinoamericanos, gobernaron a espaldas de sus pueblos privilegiando siempre a unos pocos” Estas políticas podían llevarse a cabo, porque sus contendientes electorales directos –aquellos sectores progresistas y/o de izquierdas que planteaban otras salidas– se encontraban, por lo general, a distancias siderales del entusiasmo popular, y, en base a mágicas fórmulas vanguardistas que jamás coincidían con el verdadero deseo de acercamiento a los sectores populares, vivían permanentemente alejadas del sujeto social que pretendían representar.

De esta manera, la mayoría de los gobiernos latinoamericanos, gobernaron a espaldas de sus pueblos privilegiando siempre a unos pocos. Distintas fórmulas políticas y económicas fueron tristemente aplicadas, hasta la definitiva entrada del neoliberalismo; verdadera política del crimen económico/social, que arrojó a millones de latinoamericanos, a los angustiantes bolsones de la pobreza y la marginalidad.

El hambre, que produjo estas políticas, influyó en la conciencia del hambre, para que comenzara a revertirse esta situación, y así, fue como comenzó el nuevo siglo, con sustantivos cambios políticos, sociales y económicos en muchos de los países que integran el continente americano, y en particular, en aquellos que integran el subcontinente de América del Sur.

PROFUNDA TRANSFORMACIÓN

“Venezuela define sus políticas más gruesas en un marco profundamente democrático” Muchos no olvidan en Venezuela que Hugo Chávez y su denominada revolución bolivariana surgieron como respuesta al bipartidismo clientelista de la IV República, que había conducido al país a un callejón sin salida. Tras la dictadura de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958) y hasta 1998, Acción Democrática y Copei se repartieron el poder manejando a su antojo distintas elecciones e ignorando a las clases más desfavorecidas.

El levantamiento popular denominado Caracazo, de 1989, contra Carlos Andrés Pérez fue la gota que colmó el vaso de una población empobrecida en un país que nada en petróleo.

“En una década, Chávez ha convocado quince elecciones, saliendo vencedor en catorce de éstas” Estos acontecimientos influyeron sobremanera para que en Venezuela se llevara a cabo una profunda transformación que tiene ya una década de vida, y que, a diferencia de otros tantos gobiernos regionales, define sus políticas más gruesas en un marco profundamente democrático, donde prácticamente toda decisión de trascendencia para el futuro de aquel país es puesta a prueba en referendos populares y elecciones libres, que por momentos, hasta parecen exageradas.

Si no, cómo se explica que en una década de gobierno, el presidente Hugo Chávez haya convocado a quince elecciones con observadores internacionales incluso, saliendo vencedor en catorce de éstas.

REFERÉNDUM BOLIVARIANO

“El que la reelección ilimitada incluyera todos los cargos públicos ha llevado a que algunos opositores apenas movieran un dedo durante la campaña” En esta oportunidad, el votante venezolano, resultó protagonista de un hecho novedoso en la vida democrática de este vasto y rico continente: fue convocado a votar unas pocas enmiendas a la Constitución que fuera aprobada en 1999; entre ellas, una que habilita la reelección indefinida –si el pueblo así lo avala con su voto– del presidente y demás cargos públicos a nivel nacional.

La respuesta a esta masiva convocatoria (recordemos que se presentó ante las urnas el 70 por ciento del electorado venezolano) fue un contundente , que se alcanzó gracias al respaldo de casi el 55 por ciento de los votos. Así las cosas, ¿a quién se le puede ocurrir cuestionar la democracia en Venezuela?

El hecho de que la reelección ilimitada incluyera a todos los cargos públicos ha llevado a que algunos dirigentes opositores apenas movieran un dedo durante la campaña. Sólo un dirigente de la oposición podrá ser candidato presidencial en 2012, por lo tanto, amarrar la postulación ilimitada para el cargo de alcalde o de gobernador puede ser una baza mucho más tentadora para algunos.

PROYECTO SUPERIOR DE INTEGRACIÓN

La llegada al poder del primer presidente afroamericano de Estados Unidos, Barak Obama, acelerará de manera notable las nuevas alianzas que Washington desea entablar con los distintos países latinoamericanos. “Si este proyecto de consensos desde Washington fallara, la CIA llevará a cabo viejos métodos”

En esta nueva estrategia (que podría derivar por cierto en un nuevo Consenso de Washington, como el de 1989, pero con rostro un poco más progresista) Chile, Colombia, Perú, México, Brasil y, en menor medida –al menos por ahora–, Argentina, se presentan, ante los estrategas estadounidenses que dicen conocer la realidad de estos países, como los primeros a optar para la puesta en marcha de un plan político tendiente a aislar a los países componentes del ALBA (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba y Nicaragua).

En definitiva, para la puesta en marcha de un proyecto superior de integración latinoamericana, promoviendo el antagonismo de pueblos hermanados por una misma historia, origen y cultura.

NUEVOS VIENTOS DENTRO Y FUERA

“Se vive un rejuvenecimiento a la vez que un fortalecimiento de la democracia, tantas veces vilipendiada y amordazada” La victoria de Evo Morales en su referendo también constitucional (que lo habilitó a presentarse para un segundo mandato, entre otros puntos mucho más importantes), y la última victoria electoral bolivariana del presidente Hugo Chávez, marca, sin lugar a dudas, el destino de varios países que integran este continente atomizado por viejas disputas y por Gobiernos que aún esperan ciertas bondades y apoyos desde el Norte de América.

Si este nuevo proyecto de consensos que se plantean desde Washington para esta región fallara, será la CIA quien se encargará de llevar a cabo sus viejos métodos, por más que la tenebrosa cárcel de Guantánamo se encuentre en vías de cerrar sus puertas.

Pero por ahora, lo que se vive en estos países, más allá de las tendencias ideológicas de sus principales líderes, es un rejuvenecimiento a la vez que un fortalecimiento de la democracia, tantas veces vilipendiada y amordazada.