- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Desocupación, el tema clave para Estados Unidos

desempleo usaEl tema puede razonarse en términos puramente económicos, o se puede ir más allá y profundizar en que pasa con los seres humanos cuando se los despide de un momento a otro, y quedan a un costado de la economía y la sociedad.

Da idea clara de lo que sucede una amplia encuesta entre desocupados que termina de realizar la Universidad de Rutgers en USA.

56% contestaron que se vieron obligados a pedir dinero prestado de familiares o amigos. Un 25% que no habían podido pagar sus hipotecas o sus alquileres.

El 68% dijeron que estaban deprimidos. El 61% que habían perdido el sueño. Un 55% estaban profundamente enojados. Un 58% reportaron tensiones en las relaciones familiares.

Se percibían además muy solos en la situación. Un 61% dijo que se sentían desamparados.

Uno de los encuestados explicó: “Siempre he trabajado, por lo tanto esto es muy deprimente. Nunca creí que a los 60 años pudiera estar desempleado, sin yo haberlo elegido”.

Otro retrató así su situación: “Tengo miedo por mi familia y mi futuro. Estamos por ser desalojados, y las cuentas se están acumulando. Hemos vendido todo lo que era posible vender para mantenernos y tenemos muy poca esperanza de nada”.

Los sentimientos de desaliento eran muy fuertes. El 86% dijo “que no creía que tuviera una buena chance de recuperar su viejo trabajo”, el 54% se sentían desesperanzados.

Asimismo, cuando los seres humanos están en una encerrona de este tipo, con su autoestima disminuida, tensiones familiares, poca esperanza, tienden a evitar a los otros. Un 52% estaban evitando socializar con amigos.

Agrava el cuadro la configuración de un sector creciente de desempleados de plazo prolongado. Una tercera parte estaban sin trabajo desde hace más de 6 meses.

Van Horn y Zukin conductores de la encuesta resaltan: “….los americanos creen que es un Katrina de las recesiones. La gente está en los techos sin un bote”.

Los problemas de los desempleados no pueden adjudicarse “alegremente” a ellos mismos. Ha habido graves fallas en las políticas públicas y en la ética de las empresas. El Secretario General de la Organización de países desarrollados (la OCDE) Angel Gurria señala: “La crisis está costando al mundo millones de trabajos perdidos…Es el resultado de la combinación de severas fallas. La falla en ética corporativa es una de ellas”.

En América Latina se requiere que las políticas públicas y la empresa privada asuman responsabilidades para evitar el sufrimiento individual, familiar, y social inmenso que hay tras la desocupación en escala. Despedir es la salida fácil. Puede haber en su lugar concertaciones e iniciativas renovadoras, que protejan los empleos, y se están dando en algunos países. Defender el derecho al trabajo, es defender la dignidad humana.