- Safe Democracy Foundation - http://spanish.safe-democracy.org -

Los errores: falta de inteligencia y poca fuerza

Ese no es , sin embargo, el cuadro que se desprende de todas las filmaciones publicadas hasta el momento, tanto las captadas por la tropa como por las cámaras del propio barco turco abordado y capturadas luego por Israel.

barco a gazaPara analizar dónde estuvo entonces la falla, pedimos la opinión de tres expertos en seguridad y asuntos militares, dos israelíes y un británico: el Coronel Richard Kemp, que se desempeñó como Jefe del Equipo de Terrorismo Internacional del gobierno de Gran Bretaña-invitado esta semana a una conferencia en Jerusalem-, el historiador militar Profesor Martin Van Creveld de la Universidad Hebrea de Jerusalem y Ron Ben Yshai, el más experiente cronista y experto en el tema en los medios israelíes, que ha cubierto diversas situaciones de  guerra  y conflicto, no solamente entre Israel y sus vecinos sino también fuera de las fronteras locales.

Lo primero a destacar es que absolutamente todos, los tres, concuerdan en que el problema central fue la falta de buena Inteligencia, de información precisa sobre quiénes estaban en el barco y con qué intenciones se encontraban a bordo.

“Cuando se sabe exactamente con quién uno se va a topar, puede preparse de acuerdo a ello”, dice el Profesor Ven Creveld.  “La Inteligencia es clave y no tengo dudas de que los israelíes se dan cuenta ahora del error”, asegura el Coronel (R) Richard Kemp. Y Ron Ben Yshai recuerda que no había aquí grandes secretos, que ya antes del día del operativo, había suficientes indicios publicados en distintos lados, sobre parte del grupo a bordo del barco turco, que daban a entender claramente que había allí un grupo violento.

La Inteligencia es la base, pero no es todo. Mientras las condenas internacionales acusan a Israel de “desproporción”, los analistas aquí consultados sostienen que el problema fue justamente que el Comando de la Marina israelí llegó al barco con “demasiado poca fuerza”.  Si la tropa hubiese sido más importante y todo el sistema de abordaje hubiese sido más categórico, justamente eso habría podido evitar los nueve muertos.

El Profesor Van Creveld , para explicarlo, cuenta una leyenda que un colega suyo, experto en la historia de Japón, le relató tiempo atrás, sobre dos samorais orgullosos de sus respectivas espadas. “La mia es tan buena que si la pongo bajo el agua y cae una hoja de un árbol, la espada la corta”, dice el primero, a lo que el segundo retruca: “La mia es tan buena que si la hoja la ve, se va”.

En otras palabras: disuasión.

“Por supuesto”, dice el académico israelí. “En lugar de venir con un helicóptero y bajar a cada soldado uno por uno a las manos de los violentos, habiéndose acercado antes al barco en botes de goma y cada uno armado con paintballs,  tenían que venir en tres helicópteros, 50 soldados a la vez, por los dos lados del barco, y en embarcaciones de misiles,de modo que quien pensaba hacer problemas, llegara solo a la conclusión de que mejor no. Y eso, podría haber ahorrado vidas”.

Kemp concuerda plenamente y agrega un matiz. “Una seria falla  fue la forma en que las fuerzas israelíes abordaron el barco. Yo creo, en base a las filmaciones que vi,  que la tropa estaba demasiado decidida a llevar a cabo el operativo en forma no agresiva, sin entrar en confrontación y sin chocar violentamente con la gente a bordo”.

Al preguntar cómo es que justo ello causa muertos, responde: “ Los israelíes deberían haber ido allí esperando lo peor.Y si hubieran ido decididos a utilizar de inmediato granadas de choque, gases lacrimógenos, para dispersar a los violentos y quitar la iniciativa de manos de la gente a bordo, lo que pasó no habría pasado”.

Kemp aclara que de todos modos, a su criterio, la responsabilidad por los muertos “recae sobre los violentos que atacaron a los soldados, ya que sin ello , los soldados no habrían respondido”. Da como prueba “el hecho que el comando abordó otros cinco barcos y en ninguno nadie sufrió ni un rasguño, porque nadie actuó violentamente”.

Ron Ben Yshai , que acompañó a las tropas al operativo y se hallaba en el momento del mismo en una embarcación cercana, oyendo por el sistema de radio lo que sucedía, pide aclarar cómo se da la dinámica en una situación como la vivida en el barco, como para que culmine con 9 muertos y decenas de heridos.

“Los soldados llevaban sólo armas para su defensa personal, revólveres. No tenían metralletas ni armas automáticas de ningún tipo. Lo que pensaban es que lo peor que sucedería sería pequeños estallidos de violencia, no algo que requeriría otra cosa, pero en la práctica, fueron atacados con armas blancas”, dice .

“Llegaron a una situación en la que tuvieron que sacar las pistolas para defenderse porque los atacantes robaron las pistolas de dos de ellos y comenzaron a dispararles. Tuvieron que pedir  permiso para abrir fuego. Cuando lo  ataca a uno una muchedumbre con cuchillos, caños de metal, palos, te patean en el piso, uno puede intentar disparar a las piernas para solamente neutralizar, pero arriba hay otro, al que le pega en el estómago. Y es así que hay muertos”.

Kemp recalca que no  sólo se hizo mal lo que se hizo, sino que además, había alternativas, como por ejemplo tratar  de desviar los barcos bloqueándoles el paso con buques de guerra, pero aclara que ello es riesgoso ya que puede conducir a un choque en alta mar, que termine con más muertos todavía.

En cuanto al bloqueo marítimo a Gaza en sí, que es lo que las flotillas y el barco irlandés en camino sostienen desean romper, Ron Ben Yshai recalca que en efecto debe ser mantenido debido al contrabando de misiles y armas de Irán enviados a Hamas en dicha zona. “Se lo presenta equivocadamente en el mundo”, dice el cronista israelí. “Gaza no está sitiada, lo cual significaría sin agua y comida, sino que hay bloqueo, o sea que no se permite hacerle llegar cualquier cosa sin revisación previa para garantizar que no haya a bordo de los barcos armas o Guardias Revolucionarias de Irán que vienen a entrenar a Hamas”.

Reblog this post [with Zemanta] [1]