Norman Birnbaum
24/11/10

Birnbaum analiza los resultados de las recientes elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos, en las que dice que “votó un país diferente” que en 2008 y se pregunta qué país votara en 2012. Hasta entonces, asegura que los republicanos paralizarán los acercamientos políticos a potencias como China o Rusia o un intento de coordinación económica mundial. Lo mismo pasará con los recortes en el gasto militar, cuyo rechazo supondrá importantes cambios en los fondos de desarrollo, salud y programas sociales. Aunque sugiere a Obama una serie de reformas en las secretarías de Defensa y Estado, sostiene que poco cambiarían decisiones como una hipotética retirada de Afganistán, pues a lo largo de los años, el pueblo norteamericano solo se ha preocupado de mantener su dominio “tanto en el interior como el exterior”, sin importar si el problema se daba en una u otra parte del mundo. El autor también habla sobre las relaciones de EEUU con Europa, quienes, salvo un tímido rechazo a su política económica, no opinan sobre las políticas americanas. En el caso de Oriente Próximo, por ejemplo, critica que los países europeos no se opongan a sus políticas en Israel o Irán, contemplando la posibilidad de Europa como futuro campo de batalla. Hasta que Europa no tome conciencia de una política exterior independiente, los EEUU mantendrán sus estrategias actuales.

Norman Birnbaum es catedrático emérito en la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown y escribe sobre la política de EEUU y global en El País.

Enlace a la fuente original