COP16Hernán Sorhuet Gelós
15/12/2010

El autor hace un repaso a la Cumbre del Clima de Cancún, donde hubo avances y retrocesos. Por un lado, se acordó posponer la aprobación de un nuevo acuerdo vinculante para la reducción de emisiones de gases que incluya a EEUU y China; y se aprobó un texto con el que, gracias a su ambigüedad, consiguieron que hasta los países más antagónicos entre sí quedaran satisfechos. Los cuatro temas en los que se avanzó fueron: diseñar un “Fondo Temático Verde”, imponer medidas para la conservación de espacios verdes, buscar vías para compartir tecnologías energéticas limpias y aumentar las ayudas para ayudar a los países a combatir el cambio climático. Sin embargo, no todo fue bueno, ya que se demostró la fragilidad del proceso de negociaciones y se mantuvo la fragmentación que impide abordar los temas centrales, lo que demuestra la irresponsabilidad de los países poderosos al no querer adherirse a unos compromisos para solucionar los problemas que ellos en gran parte han generado.

Hernán Sorhuet Gelós es columnista del diario El País de Montevideo desde 1982. Está especializado en periodismo ambiental y científico.

Enlace a la fuente original