FelicidadDerek Bok
25/01/2010

El dicho popular asegura que “el dinero no da la felicidad”, pero sí es cierto que las naciones ricas suelen ser más felices que las pobres. Sin embargo, los resultados de un reciente estudio canadiense muestran que esto no siempre es así. El estudio demostró que los habitantes de ciudades más pobres como Nova Scotia o Newfoundland eran más felices que los de Ontario o British Columbia. Los resultados evidenciaron además que la mayoría de las cosas que generan un placer duradero para una persona son buenas también para el resto de la gente, por lo que podemos concluir que las políticas que buscan en bienestar del individuo, afectan también de manera positiva al resto de la sociedad. Por desgracia, este tipo de políticas no suelen ser muy comunes.

Derek Bok es un educador y abogado estadounidense y el antiguo presidente de la Universidad de Harvard

Enlace a la fuente original