Silvio BerlusconiCarlos Humberto Quintana
27/01/2011

El autor trata en el artículo la inmunidad que tienen los líderes políticos occidentales frente a los escándalos, y como siempre transforman éstos en algún tipo de “complot político” para evadirse de las responsabilidades que le acarrearía reconocer su culpabilidad en el asunto. Mientras tanto, a los ciudadanos se les exige que acaten la legalidad en todo momento y que respeten las instituciones y a sus líderes. Así, el ataque a un líder o a una institución se ve como algo antipatriótico. Quintana ejemplifica el artículo con la situación que se vive ahora mismo en Italia bajo el gobierno de Berlusconi, que a pesar de todos los escándalos que ha protagonizado, sigue en el poder y defendido por su partido, que además se empeña en decir que la justicia italiana está manejada por un grupo de izquierdistas cuya única obsesión es la de perseguir a Berlusconi. Cuando aquellos que tienen poder para cambiar las cosas permanecen ciegos ante situaciones como éstas, se entra en un círculo vicioso en el que el abuso del poder está a la orden del día, y la integridad del estado se va perdiendo a pasos agigantados.

Enlace a la fuente original