Jorge Castro
28/01/2011

Aunque América Latina no parece ser una región prioritaria para la política exterior estadounidense, Brasil se perfila como el claro vínculo con la primera potencia mundial. El poder tanto económico como político de Brasil le perfila como una de las tres principales potencias emergentes junto a China e India. Chile también representa un ejemplo para EE.UU. por su fortaleza institucional y su credibilidad internacional. Argentina se queda fuera de este grupo de países prioritarios, pues, aunque su potencial no es desconocido por EE.UU., no se presenta demasiado relevante. Esta cierta falta de atención se debe a que desde el 2003 se ha subordinado la política exterior a los asuntos interiores, lo que en ciertas ocasiones la ha llevado a ser “antinorteamericana”. Por esto, no es que Washington trate de discriminar a Argentina en sus asuntos internacionales, si no que su actitud es una respuesta a la política del país.

Jorge Castro es analista político internacional. Escribe artículos de opinión en medios como el periódico argentino Clarín.

Enlace a la fuente original.