- Safe Democracy Foundation - https://spanish.safe-democracy.org -

México, de la política a los Tribunales

[1]

Por Ciro Di Costanzo (para Safe Democracy)

Ante la recta final de la campaña presidencial en México, Ciro Di Costanzo dice que el país está demostrando falta de madurez de la democracia. Tanto Roberto Madrazo (PRI) como Andrés Manuel López Obrador (PRD) y Felipe Calderón (PAN) han ido a parar (directa o indirectamente) a la Fiscalía por falta de transparencia y corrupción: la política se lleva hoy en los Tribunales. Di Costanzo cree que hay una lamentable incapacidad para lograr acuerdos en el país y que los políticos mexicanos están ignoran groseramente el arte de hacer política.


[2] Ciro Di Costanzo es periodista y analista de política internacional. Conduce actualmente uno de los programas más importantes de radio de México (Reporte 98.5fm en su tercera emisión) y es catedrático de Comunicación y Política Internacional en la Universidad Iberoamericana. Ha realizado coberturas internacionales y fue fundador del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales. Da conferencias en las principales universidades de su país y en el extranjero.

QUIZÁ SEA UNA CONSECUENCIA NATURAL DE LA ADOLESCENCIA de la incipiente democracia o el resultado de la mezquindad intrínseca de la clase política mexicana, pero es una característica insoslayable: en México, hoy, la política se lleva en los Tribunales.

En la recta final de las campañas presidenciales, la barandilla de la Fiscalía del Ministerio Público parece haberse apropiado del proceso electoral mexicano, aderezado con conflictos sociales y políticos, ficticios o reales, de imprevisibles consecuencias.

MADRAZO, AMLO Y CALDERÓN
El candidato del otrora partido hegemónico PRI, Roberto Madrazo, ya muy disminuido, acabó en la fiscalía acusado de presunto impago de impuestos.

[3]

El equipo de Andrés Manuel López Obrador, candidato del PRD a la Presidencia, acabó en su conjunto en la fiscalía por presunto lavado de dinero y financiamiento ilegal de campaña.

Mientras tanto, el entorno de Felipe Calderón, candidato del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), personificado en la figura de su cuñado incómodo Diego Zavala, acabó en la fiscalía acusado de presunto tráfico de influencias e impago de impuestos.

[4]

ENTRE ABOGADOS Y ACUSACIONES
Peligrosamente, el curso de las campañas comienzan a dirimirse entre abogados y acusaciones, respondiendo a una lógica jurídica y de contencioso, más no de debate de ideas y planteamientos.

Y no sólo los partidos políticos se encuentran inmersos en esa lógica, sino también el poder Legislativo, que ha entrado en una parálisis ante la indiferencia y el ausentismo de sus miembros, más preocupados por hacer campaña, que por hacer leyes, que es lo suyo.

Tan es así la dinámica que, recientemente, en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, se logró quórum únicamente para aprobar por unanimidad una investigación tanto a la empresa Hildebrando del cuñado del candidato Calderón, como al equipo de campaña del candidato López Obrador por financiamiento ilegal de su campaña, respondiendo finalmente a la lógica del lodo que, por naturaleza, empobrece el debate y la confronta democrática de ideas.

[5] DESILUSIÓN Y ABSTENCIONISMO
En este escenario, las probabilidades de conflicto electoral aumentan y la claridad del espectro político para los electores se desdibuja. El electorado se desilusiona y el abstencionismo aumenta y ello afecta a nuestra incipiente democracia.

Todo lo anterior, aderezado con conflictos sociales que se multiplican bajo la óptica de la dinámica electoral que tiene, como telón de fondo, el pulso por la Presidencia de la República y el control de las Cámaras en el Congreso de la Unión.

EL ARTE DE (DES) HACER POLÍTICA
¿Se trata de una consecuencia natural de la inmadurez de nuestra democracia, construida bajo un régimen totalitario de la égida de un partido hegemónico como lo fue el PRI durante más de 70 años?

¿O es la endémica mezquindad de la clase política mexicana, que hace gala en la recta final de las campañas?

Quizá sean ambas las respuestas, pero lo que es un hecho es que la incapacidad para lograr acuerdos, quintaesencia de la política, lleva inevitablemente los asuntos a los Tribunales.

Hoy, peligrosamente, resulta fácil observar que los políticos mexicanos ignoran groseramente el arte de hacer política.

Safe Democracy le invita a suscribirse gratis al boletín electrónico semanal, con el análisis y los comentarios de nuestros expertos internacionales (pinche aquí). [6]