- Safe Democracy Foundation - https://spanish.safe-democracy.org -

La ofensiva final de Hezbolá

Líbano: el gobierno de Fouad Siniora se tambalea [1]

Por George Chaya (para Safe Democracy)

George Chaya dice que los movimientos políticos llevados a cabo por Hezbolá en las últimas semanas indican que el grupo ha puesto en marcha su ofensiva final para derrocar al Gobierno del primer ministro Fouad Siniora y tomar así el control político y estratégico del país. Por qué ahora. Qué rol juega el triunfo demócrata en Estados Unidos. Cuál es el cálculo que hacen Siria e Irán. A continuación, el análisis del delicado escenario libanés tras el asesinato del ministro de Industria Pierre Gemayel, que conmociona al país, otra vez.


[2] George Chaya es experto en terrorismo y conflictos religiosos en Oriente Medio. Es miembro fundador del Consejo Mundial de la Revolución de los Cedros y asesor del Comité Libanés Internacional. Dirige el Buró de Informaciones Libanesas para América Latina.

LO MÁS PROBABLE ES QUE HEZBOLÁ avance sobre los siguientes ejes:

UNO
Tras la última guerra con Israel durante el mes de julio, Nasralá preparó el terreno para cargar contra el gobierno libanés e intentar formar uno nuevo. Nasralá y sus aliados desarrollan su estrategia a través de acciones sectarias, con el objetivo de bloquear y evadir la aplicación de las Resoluciones 1559 y 1701 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que ordenan el desarme.

La solución para el grupo integrista es derrocar al gobierno, e intentar bloquear la conformación de un Tribunal Internacional para juzgar a los sospechosos de la muerte del ex primer ministro Rafik Al Hariri.

[3] DOS
En el mes de octubre, Hezbolá y sus aliados comenzaron una ofensiva política con el objetivo de desgastar al gabinete de Siniora paralizándolo desde el interior mismo del Parlamento, a través del dialogo de Unidad Nacional.

Estas decisiones fueron tomadas en Teherán y en Damasco.

TRES
La influencia de los resultados surgidos de las recientes elecciones a la Cámara de Representantes y el Senado en Estados Unidos fueron leídas como favorables por Teherán y sus aliados en el sentido de que ven frenada cualquier reacción de la administración estadounidense.

La lectura en Teherán y Damasco ha sido la siguiente: si ambos países realizan un vigoroso avance a favor de la vuelta de la hegemonía siria en Líbano, Washington no estará en condiciones de reaccionar.

Los presidentes Ahmedinejad y Assad creen que la administración Bush esta demasiado ocupada con la nueva conformación del Congreso y empantanada en Irak, por eso el partido demócrata bloqueará cualquier tipo de respuesta a cambios geopolíticos en Líbano y la región.

Ambos presidentes ven este escenario como la gran oportunidad para que Hassan Nasralá avance abiertamente dentro de Líbano. De tal modo, ordenaron a Hezbolá y a sus aliados adelantar sus acciones que tenían previstas para las navidades.

CUATRO
Hezbolá esta movilizando sus fuerzas sobre todo el país para desplazarlas a la capital y utilizarlas eventualmente en movilizaciones en Beirut donde se encuentran la mayoría de las dependencias del gobierno. Nasralá cuenta también para tales acciones con los seguidores del general Michel Aoun, los nacionalistas sirios, los baazistas, las milicias suníes prosirias, los integristas y los servicios de seguridad que aún están bajo influencia de Siria. Este gran ejército puede derrotar perfectamente bien a las fuerzas de seguridad leales al gobierno.

El ejército libanés es un factor desconocido aún y un interrogante en este escenario y Nasralá lo sabe. Con los partidarios de Hezbolá en el control de las regiones militares del sur, el Bekaa, los suburbios meridionales y otros sitios en crisis, el ejército sirio-iraní está listo para dar batalla. La pregunta es: ¿cuándo y a qué costos?

[4] GEMAYEL, TE HICIERON CALLAR
El escenario que se proyecta en este marco es el siguiente:

Los ministros de Hezbolá y de Amal renunciaron y se marcharon del gobierno reclamando su disolución y pidiendo la caída del primer ministro Siniora.

Con el reciente y bestial asesinato del ministro de Industria, Pierre Gemayel, se eleva el número a siete de ministros fuera del Gabinete. La Constitución indica que con ocho ministros dimitidos o fuera del Gabinete por cualquier razón, el gobierno pierde legitimidad al carecer de la mayoría para ratificar el voto de confianza Constitucionalmente requerido.

¿Quien encabezará entonces el próximo gobierno tras el derrumbe del actual? Los representantes de Hezbolá y Amal, y también sus aliados en el Parlamento.

[5] UN FUTURO POCO ALENTADOR
La mayoría de estos objetivos han sido cumplidos o están en marcha y en vísperas de ejecutarse.

El presidente Emile Lahoud declarará al actual gobierno y al Parlamento como ilegítimo, y llamará a nuevas elecciones Legislativas. Si las mismas se celebran bajo la influencia y la presión de Hezbolá y de sus milicias, ello condicionará a los ciudadanos libaneses. El resultado será una mayoría pro-siria e iraní en el Parlamento.

El futuro, por tanto, es muy poco alentador.

Safe Democracy le invita a suscribirse gratis al boletín electrónico semanal, con el análisis y los comentarios de nuestros expertos internacionales (pinche aquí). [6]