- Safe Democracy Foundation - https://spanish.safe-democracy.org -

¿Carrera armamentística en América Latina?

carreraarmamentistica.JPG

Muchos pensaban que con la elección mayoritaria de gobiernos progresistas en América Latina (que se proclamaban antibelicistas) la región viviría un tiempo de distensión. Pero la realidad indica que América Latina está inmersa en un sinnúmero de conflictos que marchan en paralelo al gasto en Defensa.

 

(Desde Montevideo) CUANDO TODOS PENSABAN que con la elección mayoritaria de gobiernos progresistas en América Latina (que se proclamaban antibelicistas y contra la carrera armamentista) la región viviría un tiempo de distensión.

Sin embargo, la realidad indica que América Latina está inmersa en un sinnúmero de conflictos que marchan en paralelo a la compra creciente de material bélico.

Los países de la región, con suficiente dinero en efectivo y crecimiento macroeconómico por el alza en los precios del petróleo, la soja, el cobre y otras exportaciones de materias primas básicas, están gastando considerablemente en insumos militares.

CONFLICTOS PARA TODOS

Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú y Chile se han embarcado en una carrera armamentista para modernizar sus Fuerzas Armadas, coincidiendo con el resurgir de varios conflictos limítrofes y tensiones nacionalistas como las que sostiene Colombia con Venezuela y Nicaragua, “El Ejército colombiano con 219.175 hombres es el mayor de Sudamérica, incluso por encima de Brasil” y el que enfrenta en La Haya a Chile y Perú, y a Argentina con Uruguay, por los cortes de puentes binacionales y la construcción de un planta de celulosa en territorio uruguayo.

A estos problemas debemos sumar la compleja interna en Bolivia entre el gobierno central de La Paz y los autonomistas del rico departamento de Santa Cruz que se consolidaron tras un referéndum, entre otros diferendos que vive América Latina.

El último conflicto regional, involucró a Venezuela, Colombia y Ecuador y está aún sin resolver. Fue el más grave en la última década, tras la incursión colombiana en territorio ecuatoriano para dar muerte al número dos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) “En 2007, Venezuela terminó ocupando el puesto principal como importador de armas en América Latina y el noveno mundial” que tenía su campamento militar en el país vecino.

El Ejército colombiano, con 219.175, hombres es el mayor de Sudamérica, incluso por encima de Brasil, aunque en su conjunto las Fuerzas Armadas colombianas –sumando además la marina de guerra y la Fuerza Aérea– suman 258.227 efectivos.

Venezuela tiene 129.150 combatientes y Ecuador 56.500, de ellos 47.000 de la fuerza terrestre. Pero el Ejército venezolano y el ecuatoriano disponen de tanques, mientras que Colombia no posee ninguno, aunque compensa esta falencia con un número mayor de helicópteros.

EL APROVISIONAMIENTO DE VENEZUELA

Los crecientes discursos belicistas y el aumento de compras de material de guerra preocupan. Un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI [1]), “El gasto militar sudamericano para el año 2006 fue de 34,02 mil millones de dólares” que observa con detenimiento la acción del gobierno de Hugo Chávez en el campo militar, refleja que en el año 2007, ese país terminó ocupando el puesto principal como importador de armas en América Latina y el noveno mundial, con 887 millones de dólares volcados a la carrera bélica.

De acuerdo con el balance hecho por el SIPRI, Venezuela ocupaba el puesto diecisiete en el mundo, pero al aumentar 477 millones de dólares a sus presupuestos sigue subiendo en el ranking.

Según el Atlas Comparativo de la Defensa para el año 2007, divulgado por la Red de Seguridad y Defensa de América Latina, Resdal [2], “Colombia ha comprado 24 aviones de combate israelíes Kfir, Brasil planea la construcción de su primer submarino nuclear y Ecuador ha aumentado el gasto militar en un 19 por ciento” Venezuela calificó como el sexto país de Latinoamérica que destinó mayor cantidad de recursos económicos en el gasto militar, el cual superó los dos millardos de dólares invertidos durante el año 2006 en temas relacionados con la defensa del país.

El gasto militar sudamericano para el año 2006 fue de 34,02 mil millones de dólares de acuerdo con las cifras consignadas en el SIPRI Yearbook 2007: Armaments, Disarmament and internacional Security [3]. Esta cantidad representa un aumento del gasto militar en la región durante los últimos 10 años del 30,54 por ciento y respecto al año 2004 del 25,4 por ciento, siendo Argentina, Uruguay y Paraguay, los únicos países que muestran decrecimiento en los presupuestos al final del decenio.

Después de las compras de armas efectuadas por el presidente venezolano Hugo Chávez, de aviones militares y rifles de asalto a Rusia, los países de la región, siguieron reforzando sus arsenales. Colombia con la compra de 24 aviones de combate israelíes Kfir, Brasil planeando la construcción de su primer submarino nuclear y Ecuador aumentando el gasto militar en un 19 por ciento.

En general, el gasto regional en armas aumentó 55 por ciento en cuatro años, llegando a 38.400 millones de dólares en 2007, indican los informes del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS [4]), con sede en Londres.

CHÁVEZ, A LA CABEZA

“Chávez lideró el regreso de la región al mercado de armas con su propuesta de volver a Venezuela invulnerable a un ataque” Toda esta escalada tiene riesgos. Aumenten las posibilidades de que un incidente menor se convierta en uno mayor. La posibilidad es cada vez más real. Ha habido una escalada militar importante. La acumulación de armas y equipo de ataque permite a los líderes ser mucho más belicosos de lo que serían por sus nuevos armamentos, reconoció Christopher Sabatini, director de política en el Council of the Americas de Nueva York.

Chávez lideró el regreso de la región al mercado de armas con su propuesta de volver a Venezuela invulnerable a un ataque. Las compras de armas efectuadas por ese país por 4.400 millones de dólares de 2003 al 2006 lo colocaron en sexto lugar entre los países en vías de desarrollo en dicho periodo, “En 2006 Chávez firmó acuerdos por 3.100 millones de dólares para adquirir armas avanzadas” en lo que tiene que ver con adquisición de materiales bélicos, revela un informe del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos.

El gasto de Venezuela, que tiene las mayores reservas de petróleo y gas en Latinoamérica, ha subido conforme los precios del petróleo aumentaron sobrepasando largamente los 100 dólares, en comparación con 12,30 dólares cuando Chávez asumió el cargo el 2 de febrero de 1999.

Sus mayores compras las efectuó en 2006. “Chávez, con su política antiestadounidense, pretende conformar un eje que reúna a sus socios, o quien sea que se oponga a Washington”Tan solo ese año, Chávez firmó acuerdos por 3.100 millones de dólares para adquirir armas avanzadas, incluso 24 aviones de combate Sukhoi Su-30 hechos en Rusia y 38 helicópteros de combate y transporte producidos por Rostvertol Plc de Rusia. El Su-30, con un alcance de 4.800 kilómetros, unas 3.000 millas, es un arma ofensiva que puede transportar bombas y misiles aire-tierra. Recientemente, el servicio de noticias Interfax de Rusia informó que Venezuela podría comprar tres submarinos a diésel rusos más.En 2006 las adquisiciones incluyeron el primer lote (30 mil de 100 mil) de una orden por 54 millones de dólares en fusiles de asalto AK-103 Kalashnikov; 15 helicópteros rusos Mi-17/-26/-35, equivalentes a 201 millones de dólares; tres helicópteros rusos Mi-172 SAR para el servicio de guardia costera, avaluados en 26 millones de dólares, y tres radares de defensa 3JYL-1 chinos, estimados en 150 millones de dólares.

UN EJE MILITAR ANTIESTADOUNIDENSE

La repentina compra de armas y sistemas avanzados de armas en Venezuela lleva a la pregunta: ¿Cuál es la amenaza militar que está surgiendo?, dijo en una entrevista el almirante de Estados Unidos James Stavridis, que analiza los asuntos militares para Latinoamérica.

“Chávez impulsa un rearme convencional y otro para apoyar su teoría de la guerra asimétrica” Chávez se ha sentido mucho más cómodo siendo belicoso con sus nuevas armas, dice Adam Isacson, analista para Latinoamérica en el Center for International Policy [5], un grupo de investigación de Washington sobre política exterior.

El presidente venezolano, con su política antiestadounidense como prioridad, pretende la conformación de un eje que reúna a sus socios de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y las guerrillas de izquierda, e incluso a Irán, Bielorrusia, Corea del Norte, Siria, o quien sea que se oponga a Washington. Chávez concibe esta alianza también en el plano militar.

Chávez impulsa un rearme convencional y otro para apoyar su teoría de la guerra asimétrica. “El intercambio militar entre Caracas y La Paz también es un hecho en este marco. Ambos países firmaron un acuerdo bilateral militar” En septiembre de 2005, Chávez firmó una ley de Defensa que convierte la preservación de la República Bolivariana en misión militar y crea una Reserva Militar y una Guardia Territorial a la que se le suministrarán armas a cerca 2,8 millones de venezolanos para operaciones de resistencia ante cualquier agresión interna y/o externa.

Incluso, Chávez propuso la creación de una estrategia de defensa conjunta para ir articulando las Fuerzas Armadas, aéreas y ejércitos, marina, guardia nacional y fuerzas de cooperación, cuerpos de inteligencia de los países que pertenecen al ALBA [6], porque el enemigo es el mismo…Tocar a Venezuela es incendiar la región, y nadie se va a quedar quieto, porque tocarla es tocar a América Latina y el Caribe, sentenció.

BOLIVIA Y LA EXCEPCIÓN COLOMBIANA

El intercambio militar entre Caracas y La Paz también es un hecho en este marco. “El gobierno boliviano anunció que entre sus planes está la creación de un fondo especial para la destinación de regalías de los hidrocarburos con el fin de aumentar el presupuesto militar boliviano” Ambos países firmaron un acuerdo bilateral militar. Entre otras medidas, dos helicópteros de asalto y sus tripulaciones fueron transferidos a Bolivia, y existen reportes de que los fusiles AK-103 están siendo entregadas por Caracas a las Fuerzas Armadas bolivianas.

Cualquier analista puede decir con confianza que Venezuela no necesita 100 mil AK-103 considerando que ya tiene muchos; por lo tanto, existe el riesgo de que se los esté pasando a Bolivia, sostiene del jefe del Departamento de Análisis de Defensa del IISS, Christopher Langton.

El gobierno boliviano anunció que entre sus planes está la creación de un fondo especial para la destinación de regalías de los hidrocarburos con el fin de aumentar el presupuesto militar boliviano. “Brasil considera al fortalecimiento del su ejército una manera de avanzar sus planes de desempeñar un papel más importante en la escena mundial” Esta medida responde a la necesidad del presidente Evo Morales de crear una masa crítica favorable de militares que apoyen su proyecto político, y de fortalecer lo suficientemente el aparato militar para hacerle frente a cualquier intento secesionista al interior del país o movimiento de fragmentación de la unidad territorial nacional, una amenaza latente que enfrenta ese país.

Colombia, por otro parte, ha recibido más de 5.000 millones de dólares en ayuda militar para el combate al narcotráfico de Estados Unidos desde 2000, incluso 47 helicópteros Black Hawk fabricados por Sikorsky Aircraft Corp., para combatir a las FARC. Los aviones de combate Kfir que está comprando tienen un alcance de 3.200 kilómetros y pueden transportar bombas o misiles.

BRASIL DISPUTA LIDERAZGO CON VENEZUELA

Brasil, cuya economía de 1,3 billones de dólares es la mayor de América Latina, tiene menos que temer de las intensiones hegemónicas de Chávez, pero considera al fortalecimiento de su ejército una manera de avanzar sus planes de desempeñar un papel más importante en la escena mundial, “Francia transferirá tecnología militar a Brasil para la fabricación de un submarino, helicópteros y un avión de combate” como su ambición de obtener un puesto en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, o la de liderar un Consejo de Defensa sudamericano, como forma también de controlar la expansión de Chávez y dirimir las diferencias con Estados Unidos en las mesa de negociaciones.

Para tener más peso en la escena mundial, hay algunos instrumentos de política exterior además de la economía, dice el coronel retirado del ejército estadounidense Jay Cope, investigador senior de la National Defense University [7] en Washington. Uno de esos instrumentos son las Fuerzas Armadas, sin lugar a dudas.

Brasil sigue en su camino de conseguir convertirse en una potencia militar, como se confirmó tras la cumbre entre los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Francia, Nicolás Sarkozy. Francia transferirá tecnología militar a Brasil para la fabricación de un submarino, helicópteros y un avión de combate, según confirmó Sarkozy. “El Ministerio de Defensa brasileño defiende la tesis de que Brasil necesita estar preparado para la eventualidad de tener que hacer un rescate de los brasileños que viven en Bolivia y en Paraguay” El Presidente francés dijo que Francia estaba dispuesta a transferir tecnología para la fabricación de un submarino de ataque y aviones de combate en Brasil, pero en materia nuclear la declaración sólo observa que existe un gran potencial para la cooperación.

El gobierno de Lula está elaborando un Plan Estratégico Nacional de Defensa, vinculado al desarrollo nacional y a la defensa de recursos naturales estratégicos, que permita potenciar una industria de defensa y un parque científico y tecnológico, con una tecnología nacional independiente. El proyecto para 2008 prevé un aumento de 53 por ciento para Defensa, que pasa de 6.500 millones de reales en 2007 a 10.000 millones de reales en 2008 (unos 5.714 millones de dólares). De estos, hasta 2.800 millones de reales podrían ser destinados a inversión en equipos.

El Ministerio de Defensa brasileño defiende la tesis de que Brasil necesita estar preparado para la eventualidad de tener que hacer un rescate de los brasileños que viven en Bolivia y en Paraguay, ya que considera que la estabilidad político-social en esos países es precaria. Hay 10 mil familias brasileñas viviendo en Bolivia, principalmente en la zona de Santa Cruz, y 200 mil brasileños que viven en Paraguay, los llamados brasiguayos.

TROPAS EN LA FRONTERA ECUATORIANA-COLOMBIANA

Por su parte, el “En 10 años Ecuador ha tenido un gasto militar de más de 6 mil millones de dólares, de los cuales casi el 60 por ciento han sido gastados en los últimos cinco años” presupuesto de defensa de Ecuador ha subido 190 por ciento desde 2000, según el SIPRI. El presidente Rafael Correa respaldó el incremento de 19 por ciento este año en el presupuesto de defensa de Ecuador, a 920 millones de dólares, para subir los salarios y transferir las fuerzas a la frontera norte del país.

Ecuador participó en la última guerra de la región, en 1995, cuando un enfrentamiento fronterizo con Perú dejó un saldo de hasta 500 víctimas.

En 10 años Ecuador ha tenido un gasto militar de más de 6 mil millones de dólares, de los cuales casi el 60 por ciento han sido gastados en los últimos cinco años. Estos recursos se han concentrado en el refuerzo de la seguridad en la frontera con Colombia, con quien mantiene conflictos.

COBRE POR ARMAS

El gasto militar en Chile, el mayor productor de cobre del mundo, subió gracias a una ley de 1987 que dirigía 10 por ciento del ingreso del país por cobre al Ejército. “El Ministerio de Defensa de Ecuador ha suscrito un convenio con la Armada de Chile para modernizar su flota de submarinos ecuatorianos por 120 millones de dólares” El precio del cobre ha subido a casi el cuádruple en los últimos cinco años. Las compras efectuadas desde el 2006 incluyen 18 aviones de combate F-16 fabricados por Lockheed Martin y 10 misiles antibuques Harpoon de Boeing Co. Tomando en cuenta los tamaños relativos de de los PBI de Brasil y de Chile, este último destina 6 veces más recursos económicos a reequipamiento militar que la principal potencia regional.

Durante el gobierno del socialista Ricardo Lagos, las tres ramas de las Fuerzas Armadas se modernizaron por valor de 1.653 millones de dólares. De los 250 millones de dólares que percibían hasta 2003, el alza del cobre les permitió recibir en 2004, 438 millones de dólares, y en 2007 otros 750 millones de dólares.

“El gobierno de Alan García anunció en el 2007 el aumento del presupuesto militar para el año 2008 en un 10 por ciento” Un aliado geoestratégico de Chile, y adversario de Perú, Ecuador se ha visto beneficiado por la alianza con Chile. El Ministerio de Defensa de Ecuador suscribió recientemente un convenio con el astillero Asmar, de la Armada de Chile, para modernizar su flota de submarinos ecuatorianos por 120 millones de dólares.

Como reacción de la modernización chilena, Perú decidió en el 2006 impulsar un paquete de 600 millones de dólares para potenciar a sus aviones Mig-29 y Mirage 200. El gobierno de Alan García anunció en el 2007 el aumento del presupuesto militar para el año 2008 en un 10 por ciento y la reasignación de recursos para la reparación y modernización de las aeronaves de la Fuerza Aérea. Los gobiernos de Perú han impulsado la modernización de su poder aéreo por medio de acuerdos con Rusia y Francia.

Si vis pacem, para bellum, si quieres la paz, prepárate para la guerra, reza el conocido proverbio romano. Lo cierto es que la mejoría económica en el último quinquenio ha expandido el gasto militar en una región en donde la pobreza sigue siendo un flagelo.