antorcha.jpg2008 estuvo lleno de acontecimientos en el Este de Asia; algunos positivos, como el relativo acercamiento en Corea del Norte y Estados Unidos; otros, no tanto, como fue el ciclón Nargis o la violencia desatada en Tibet. Eso sí, de nuevo, China emergió como protagonista indiscutible en la región.

 

(Desde Tokyo) PARA COMENZAR EL AÑO 2009 con el pie derecho sería positivo hacer un breve balance de como le fue al Este de Asia en 2008. Ya que los temas económicos suelen acaparar la mayor atención, en esta oportunidad nos centraremos otros aspectos que afectaron a la región.

CAPÍTULOS A OLVIDAR

La protagonista regional para todo análisis fue China. “Japón también tiene su crisis pero limitada a la precariedad de efectivo liderazgo político” Escándalos por alimentos contaminados como leche y gyoza le quitaron brillo al año olímpico, sumado al terremoto de Sichuan que afectó a casi 500 mil personas. A causa de esta desgracia, el ex primer ministro japonés Yasuo Fukuda brindó ayuda humanitaria lo que permitió mejorar las relaciones bilaterales, al menos momentáneamente.

Otro terrible desastre natural fue el ciclón Nargis que afectó entre otros países a Myanmar y donde el capricho de la férrea dictadura que padece el país hace 46 años no permitió que llegara ayuda humanitaria a tiempo, agravando aún más la situación.

La violencia en el Tíbet y la continuación de regímenes totalitarios en Myanmar y Corea del Norte complementan una triada de carencia de Estado de derecho liderando estadísticas en percepción de corrupción y carencia de desarrollo social.

PARA NO RECORDAR

Japón también tiene su crisis pero limitada a la precariedad de efectivo liderazgo político. “Pyongyang aceptó el acceso de inspectores internacionales a sus plantas nucleares, aunque estos avances no están garantizados” La crisis de Camboya y Tailandia en cambio tiene un sentido un tanto más violento ya que a mediados de año se han movilizaron tropas en terreno cercano al templo Preah Vihear que fue nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad. Esas tierras han sido objeto de disputa hace ya varias décadas y las fricciones han revivido en 2008 en medio de tumulto político interno en Tailandia en torno a la figura del ex primer ministro Thaksin Shinawatra.

La toma del aeropuerto internacional de Suvanabhumi de Bangkok dio a conocer internacionalmente la dimensión de la situación política interna del país. Otro evento de inestabilidad política se vivió en febrero cuando el presidente de Timor Oriental, José Ramos-Horta fue baleado en el estómago por soldados rebeldes.

EPISODIOS POSITIVOS

Cierto acercamiento entre Corea del Norte y los Estados Unidos. Como símbolo cultural, la Orquesta Filarmónica de Nueva York se presentó en Pyongyang y en lo político, “El primer encuentro trilateral chino, surcoreano y japonés implica un gran cambio en las relaciones teniendo en cuenta la distancia política-diplomática por sus respectivas fricciones históricas” Washington retiró a Corea del Norte de la lista de países que apoyan al terrorismo. Por su parte Pyongyang aceptó el acceso de inspectores internacionales a sus plantas nucleares, aunque hay que recalcar que estos avances no están garantizados.

En su vecino Japón hubo gran euforia ya que cuatro de sus científicos han recibido Premios Nobel y sus deportistas han tenido un buen desempeño a lo largo del año. Las Olimpíadas de Beijing fueron el evento de la región tanto por los tumultos desde comienzos de año y las recurrentes faltas al respeto de derechos humanos como por el orgullo chino al ser anfitriones del evento y haber arrasado con el medallero olímpico.

El establecimiento de la carta de la Asociación de Países del Sudeste Asiático (ASEAN) como instrumento legal para establecer una zona de libre comercio fue hasta el momento el cenit del proceso de regionalización en el área; evento político anunciado con gran entusiasmo.

ENCUENTROS MEMORABLES

Otro alarde diplomático que se destacó al final del año fue el primer encuentro trilateral chino, “China y Taiwán han mejorado los términos en que se relacionan, lo que ha quedado demostrado en el tráfico directo entre ambos” surcoreano y japonés que implica un gran cambio en las relaciones previas teniendo en cuenta la continua distancia política-diplomática basada en sus respectivas fricciones históricas.

Los objetivos del encuentro fueron tres: reafirmar los compromisos en torno a la situación económica y financiera regional, afianzar la cooperación en materia de gerencia de desastres naturales y por último cooperar en el manejo de temas como la situación en Corea del Norte, protección ambiental, desarme y no proliferación.

Otro buen brindis por el fin de año lo proveyeron China y Vietnam al resolver una disputa fronteriza que databa de varias décadas. Por otra parte China y Taiwán han mejorado los términos en que se relacionan, lo que ha quedado demostrado en el nuevo tráfico directo entre ambos, hecho difícil de imaginar hace un par de años atrás.

ENTRE VASOS ANDA EL JUEGO

La conclusión es que muchas veces el vaso está por la mitad y no siempre es tan fácil categorizar un evento como netamente positivo o negativo. Por ejemplo la muerte de Suharto marcó el inicio del año en Indonesia, país que finalmente logró alcanzar un sistema democrático pero que no logró clarificar muchos de los escándalos de corrupción del conocido dictador.

Por otra parte, en julio hubo elecciones parlamentarias en Camboya, cuya legitimidad ha sido cuestionada por organismos internacionales pero al menos permitieron en cierta medida mantener estabilidad institucional en el país.

Una vez más queda demostrado el protagonismo chino, ya que tanto por asuntos internos o multilaterales, acapara la atención de los curiosos en temas asiáticos.