auschwitz-arbeit-macht-freiAuschwitz-Birkenau, es el mayor cementerio existente en el mundo. Allí bajo la tierra hay 1.500.000 personas que fueron asesinadas por los nazis. 90% fueron judíos. En el documental “Shoah” de Claude Landzman premiado mundialmente, Franz Suchonel un supervisor de las SS en Treblinka se queja, porque “Treblinka sólo procesaba de 12.000 a 15.000 judíos a diario, teníamos que pasar media noche dedicados a ello, a diferencia de Auschwitz, en Treblinka se los mataba, con gas de escape, Auschwitz era una fábrica de muerte, Treblinka una línea primitiva”.

Para los nazis el primer lugar en las matanzas lo tenían los niños, porque con ellos se exterminaba el futuro del pueblo judío, y se suprimían los testigos posibles. Mataron un millón y medio de niños judíos. En el cementerio de Tarnov en Polonia puede leerse hoy una lápida que dice “Yacen aquí 800 pequeñas cabezas destrozadas de niños judíos asesinados cruelmente el 11 de junio de 1942”. Casi enfrente de la ONU en New York está el monumento a Raul Wallenberg, y la historia de cómo el joven diplomático sueco salvó 100.000 judíos húngaros de Auschwitz fabricando pasaportes falsos y arrancándolos de los trenes.

Para el Presidente de Irán Ahmadinejad no hay nadie bajo Auschwitz, Suchonel no vio lo que vio, los niños de Tarnov no existieron, Raul Wallenberg es un invento. Termina de afirmar que el Holocausto “es una mentira, basada en una demanda mítica e imposible de probar”.

Steinmeier, Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania el país que perpetro el Holocausto le contesto:”Ud. es una desgracia para su país. Su antisemitismo militante demanda nuestra condenación colectiva”. El Embajador Noruego Tom Vraalsen Presidente del Task Force Internacional para la Educación sobre el Holocausto declaró: “estoy consternado y condeno la declaración del presidente de Irán del 18 de setiembre de 2009 negando la realidad del Holocausto. Que nadie se confunda: la negación del Holocausto no es meramente una forma extremista e infundada de revisionismo histórico, sino una forma de retórica de odio antisemita. Apunta no solo contra Israel o el sionismo sino también incita al odio contra los judíos en todas partes…Expresiones como ésta de negación del Holocausto diseminan malicia e ignorancia; alimentan la hoguera del antisemitismo”

Antes en su discurso para el mundo árabe y musulmán en el Cairo el Presidente Obama denunció: “los judios fueron reducidos a la esclavitud, torturados, baleados, y asesinados. Seis millones de judíos fueron aniquilados. Negarlo es infundado, ignorante y odioso”.

Ahmadinejad ha asumido el liderazgo mundial de la ultraderecha xenófoba y racista. Es el héroe de los racistas del Ku Kux Klan, de los grupos neonazis europeos, de los grupúsculos neonazis latinoamericanos.

Tiene algunos motivos para continuar su prédica. Los datos socioeconómicos iraníes son muy desfavorables. A pesar de ser una de las mayores potencias petroleras del planeta, es en el último ranking de desarrollo humano de la ONU, el número 94. Tiene un 18% de analfabetos, un 11.5% de desocupación abierta, enormes brechas en salud pública y, servicios básicos. La situación no mejora, sino empeora. La discriminación de género es agudísima. Los hombres pueden divorciarse cuando quieren y se les asigna la custodia de los menores de 7 años. Pueden prohibir a sus esposas trabajar fuera del hogar. El testimonio de una mujer en la corte vale la mitad que el de un hombre. Sigue en el código penal la pena de muerte a pedradas para las mujeres que cometan adulterio. La mujer que rehuse cubrir su pelo puede ser encarcelada y recibir 80 azotes.

El descontento social pronunciado se expreso en las elecciones recientes, denunciadas como fraudulentas por los principales opositores, y en las permanentes y tan valientes marchas de protesta a pesar de la durísima represión.

Frente a la protesta, el régimen ha redoblado los encarcelamientos, las torturas, se lo acusa entre ellas de violaciones sistemáticas de presos políticos, y anuncia que se suprimirá de las Universidades la enseñanza de las ciencias sociales, por considerarlas subversivas, porque promueven “las dudas y la incertidumbre”.

En ese marco, la adjudicación de la culpas a un “enemigo externo”, un chivo emisario, viejo truco de los sectores más reaccionarios del género humano en la historia, es la opción que adopto Ahmadinejad. En lugar de dar soluciones, y democratizar, incita al antisemitismo delirante, niega el Holocausto que ha condenado todo el género humano, que en la ONU creó un Día Internacional para su rememoración, y clama por la destrucción del Estado de Israel que declaro “no durará mucho. Su vida ha llegado al fin”. El periódico Al-Watan de Kuwait criticó la negación del Holocausto de Ahmadinejad como un esfuerzo para “desviar la atención” de los tumultos domésticos en Irán.

Hay preguntas inquietantes para plantearse; ¿cómo este régimen, que asesinó en la calle ante la vista del mundo a Neda Agha-Soltan de 16 años, que usa fuerzas de choque para eliminar a los estudiantes, dirigentes sindicales, intelectuales, opositores, que está “purgando” las Universidades, puede tener la solidaridad de sectores que se autocalifican de progresistas?. ¿Cómo el líder de la ultraderecha mundial en la negación del Holocausto puede ser visto con simpatía por esos sectores?. ¿Cómo quién designó su Ministro de Defensa, a uno de los principales acusados por la justicia argentina, por la masacre de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina), con pedido de captura de Interpol, puede ser una referencia de nadie que defienda causas avanzadas?.

En un mundo donde favorecidos por la crisis económica han resurgido los racismos y las xenofobias, todos aquellos que creen en los derechos humanos, en la democracia, en la construcción de sociedades justas y en paz, deben alzar su voz para que Ahmadinejad y el régimen que representa no asesinen de nuevo a los 6 millones, suprimiendo su memoria.