clintonGail Collins
10/28/2010

Aunque sean el martes que viene, no es demasiado pronto para pensar en retrospectiva sobre las elecciones. Una de las lecciones que se ha aprendido es que aquellos que aguantan acaban ganando, y los Clinton son un ejemplo de ello con su reciente popularidad entre los republicanos. La autora comparte algunos de los momentos más bajos de la política estadounidense durante este año, y dice que es difícil escoger sólo uno. Su peor momento fue el debate gubernamental de Nueva York, y también destaca que en estas elecciones se ha logrado eliminar a los candidatos “asquerosamente sucios”, como los de California, Connecticut, y Florida, que están perdiendo puntos en las encuestas.

Collins es columnista de The New York Times

Enlace a la fuente original en inglés