Revolución TunecinaNicolás Sartorius
01/02/2011

Las revoluciones tunecina y egipcia han demostrado una vez más que las cosas solamente cambian si la gente se moviliza, si alguien se levanta un día tan harto que explota y decide que ha llegado el momento de hacer algo. La reacción europea ante las revoluciones ha sido lamentable, dice Sartorius, ya que durante años han permitido estas dictaduras bajo la excusa de que “frenaban el terrorismo” y mantenían la estabilidad. Pero las revoluciones no han sido protagonizadas por musulmanes radicales, sino por ciudadanos que estaban hartos de soportar la situación de represión que vivían. La UE debería cambiar su política hacia el Magreb y apoyar a los regímenes democráticos.

Nicolás Sartorius es vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas.

Enlace a la fuente original